Contravía

Quizás por la poderosa fuerza de la costumbre sea tan difícil concebir una Colombia sin violencia. Tal vez por el derramamiento constante de sangre, la vida haya perdido su valor. Nos habituamos tanto a la muerte violenta, que unas más no dejan de ser simples episodios del día. Ir en contravía de la muerte resulta un sueño peligroso, más si se es líder social, campesino, indígena, mujer, afro, joven.

104 vidas

Cada día viene con sus afanes. Lo aterrador es que en un país como Colombia, los afanes, por lo general, vienen teñidos de sangre, violencia y muerte.

Hipoteca inversa: confiscación financiera

Mientras algunos países fortalecen el Estado del Bienestar con políticas sociales como el mínimo vital o renta básica, en Colombia, el Gobierno pretende implementar la “hipoteca inversa”.

Mínimo por la vida

Se hace necesario que, al menos una vez, nuestros dirigentes tengan la altura política que el pueblo reclama. Un proyecto como el “Mínimo por la vida”, impulsado por los congresistas de la oposición, no solo ayuda a aliviar un poco el padecimiento provocado por la pobreza, sino que también significa un avance importante en el reconocimiento de la dignidad humana como principio fundamental del Estado Social de Derecho.

Sin rumbo

El Concejo Municipal está próximo a aprobar el Plan de desarrollo “Ibagué vibra 2020-2023” y un empréstito de 105 mil millones de pesos. Desde ya, el plan de desarrollo se caracteriza por las pobres y exiguas metas que propone, es decir 4 años sin rumbo claro y definido para el desarrollo que la ciudad necesita.

Que nada vuelva a ser igual

Cada noche nos acostamos con la esperanza de que, al amanecer el virus no esté ahí. Pero como el dinosaurio, se rehúsa a desaparecer.

Los olvidados

Una película de los años 50 escandalizó a la sociedad mexicana. La clase alta de entonces lideró lo que denominaron la “Liga de la decencia” e intentaron expulsar del país a su afamado director.

Amor patrio

Los símbolos patrioteros han sido usados siempre –o casi siempre- para exaltar sentimientos de amor irracional por el lugar donde se nace, por el mero hecho de haber nacido ahí, no más.

¿Y cómo aislamos el hambre?

Por una parte, los colombianos del común: desempleados, adultos mayores sin pensión, y trabajadores –pocos formales, la gran mayoría en la informalidad- quienes no disponen más allá de su fuerza de trabajo, del día a día, para adquirir lo necesario para su subsistencia.

Mil paquetes y un Ñeñe

Si uno tomara un pasquín de las águilas negras u otra organización narco-paramilitar, le hiciera unos pequeños ajustes de estilo, suprimiera los madrazos y groserías, quedaría como el comunicado de prensa emitido por el Centro Democrático el 9 de marzo.