Pena ajena

Al revisar el informe de rendición de cuentas 2020 de la Alcaldía de Ibagué, principalmente la dimensión 4 Compromiso Institucional, no pude sentir otra cosa más que vergüenza, mal genio y pena ajena. No se necesita realizar un ejercicio interpretativo estricto para comprender lo que significa un cero como indicador de gestión de lo corrido del año. Esta cifra no es invento mío o una equivocación de interpretación, es simplemente lo evidenciado en el informe presentado por la Administración municipal.
PUBLICIDAD

Distan mucho de la realidad los discursos rimbombantes presentados el pasado martes por los nuevos trillizos frente a las cifras presentadas en los informes. Puesto que en la dimensión que comento, la administración destaca dos sectores por su ejecución y avance. El primero, nada más ni nada menos, el sector Justicia, Seguridad y Convivencia con una paupérrima ejecución del 40% y el segundo, Fortalecimiento Institucional, con el 16%.

Cuando uno ve, por ejemplo, el cuadro de la ejecución física de metas de producto, de 36 metas 28 de ellas están en cero. Y las pocas que muestran algún avance, son las relacionadas con la creación o implementación de estrategias, es decir, pura carreta que en el papel suena importante pero que para la solución de los problemas de seguridad de la ciudad no sirve.

Como lo advertí el 30 de mayo de este año, en una columna publicada en este diario que titulé “Sin rumbo”, las metas exiguas del plan de desarrollo no permitirían garantizar la seguridad de los ibaguereños. Puesto que parten de un desconocimiento total de la ciudad y sus necesidades, y además prometen metas que se escapan de las competencias de la administración municipal, como lo es, por ejemplo, la “creación de 13 CAI”. Y hoy, con la primera rendición de cuentas, con una gestión de cero en esta meta producto, se evidencia lo que advertí en la columna mencionada.

Llama la atención que el Sector Seguridad no se sustente en las cifras oficiales que indiquen el comportamiento de los delitos de alto impacto. Importante recordar que para diciembre de 2019 todos los delitos estaban a la baja. ¿Será que la Ibagué Vibra no muestra las tasas delictivas porque, como lo sienten los ibaguereños, la inseguridad está en constante aumento? ¿Será que la inseguridad en la ciudad es un problema que se le salió de las manos al Alcalde Hurtado?

Más allá del sentimiento de pena ajena que produce la Administración municipal, genera intranquilidad y pesar por el desarrollo de la ciudad. Pasamos de ocupar el primer puesto en gestión al último puesto en todos los indicadores, según la firma Cifras y Conceptos. Y no es para menos, muchos de los funcionarios de la desastrosa administración Luis H. hoy se reencaucharon en la administración Andrés H. Sin mencionar la gestión del Gobernador. Mejor dicho, como diría la abuela, “ni el uno sirve pa taco, ni el otro pa escopeta”

Al parecer, lo único que puede mostrar Andrés H. ha sido copiar el estilo de Don Apolinar Moscote, no solo por ser autoridad decorativa, sino por pretender que toda la ciudad esté pintada de ese azul anacrónico y partidista que tanta violencia trajo para el departamento y el país. No hay un solo proyecto, una sola obra que sea de la actual administración. Hurtado, el hombre de las obras, pero de las obras ajenas, ya que siguen inaugurando obras y proyectos heredados, pero pretendiendo hacerlos pasar como ejecuciones propias. Eso, Alcalde, es creer que los ibaguereños somos mentecatos. No pretenda ganar indulgencias con camándulas ajenas.

DANIEL FELIPE SOTO MEJÍA

Comentarios