2015: entre las decisiones y las ejecuciones

Sin lugar a dudas el 2015 será para Ibagué y el Tolima un año trascendental, donde las decisiones que se tomen y las ejecuciones que se realicen marcarán el futuro de nuestra región durante los años venideros.

Decisiones, en primer orden, de carácter político. Se elegirán para los próximos 4 años, gobernador, alcaldes, diputados y concejales, siendo estas elecciones de vital importancia pues de los resultados electorales sabremos si estaremos condenados a presenciar más de lo mismo a lo que nos tienen acostumbrados, o lograremos, desde lo local hasta lo regional, dar un giro, sino de 360º al menos de 180º grados, que permita oxigenar y renovar el escenario político, y de esta manera se logren avizorar nuevos enfoques de desarrollo regional, posibles, innovadores y realizables en el corto, mediano y largo plazo.

Y es que, hay que decirlo, en lo que respecta a la elección de Alcalde en Ibagué y Gobernador Departamental, pareciera que estuviéramos los tolimenses viviendo un “deja vu” de algo que ya hemos experimentado hace 20 años, pero que hoy los mismos que hace más de dos décadas tuvieron la oportunidad de escribir una mejor historia para nuestra región sin lograr grandes resultados, vuelven a hacer parte de la escenografía sin mayores cambios ni en el discurso ni en el libreto.

Decisiones politíco-administrativas que de manera especial en el plano local, potenciarán o estancarán cualquier atisbo de desarrollo social, económico, ambiental y urbanístico, tales como: Cuál será el futuro del Proyecto Acueducto Complementario con fuente alterna de captación?; Qué pasará con el Contrato 060 de 2011 suscrito entre el Ibal S.A. E.S.P, y el Consorcio Acualterno?; Cuándo será el fin de la tercerización y desregularización en la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado?; De qué manera avanzaremos en la implementación del Sistema Estratégico de Transporte Público (Setp); Cuáles serán las estrategias para mejorar la movilidad y el transporte público de nuestra ciudad?; Cuándo saldremos de las medidas de policía de carácter netamente restrictivo y entraremos a trabajar en serio en la cultura ciudadana y en políticas de prevención del delito?; Cuál será el futuro de la solicitud de convocatoria a una Consulta Popular realizada al Alcalde de Ibagué por diferentes organizaciones ambientales, académicas y sociales en torno a las implicaciones y consecuencias ante eventuales proyectos de Megaminería que afectarían directamente el patrimonio hídrico y ambiental de nuestra ciudad?; son, entre muchas otras, algunas de las más relevantes decisiones que a nivel ejecutivo deberán tomarse.

Ejecuciones como todas aquellas a desarrollarse con ocasión de la adecuación, mejoramiento y construcción de escenarios deportivos y obras de urbanismo necesarias para la realización de los XX Juegos Deportivos Nacionales y IV Paranacionales 2015; la terminación de la Primera Fase del Proyecto Acueducto Complementario para Ibagué; la culminación de las obras de ingeniería que permitan de manera real, efectiva y cierta garantizar el suministro de agua potable a las 1.100 familias que habitarán el Proyecto de Multifamiliares El Tejar, sin afectar el suministro del preciado líquido a los habitantes de Boquerón y barrios aledaños, ni a las veredas Peñaranda, El Ingenio, Cataima, Cataimita, El Cural y La Tigrera; la recuperación de los principales corredores viales de nuestra Ciudad que garanticen mayor movilidad; y el cumplimiento de los diferentes programas y proyectos que hacen parte del Plan de Desarrollo Municipal, serán algunas de las principales ejecuciones que marcarán el progreso o el atraso para la capital Tolimense, en caso de no realizarse.

Comentarios