Novedades en la prima de servicios

Originariamente esta prestación se entiende como la participación que entrega el empleador a sus trabajadores con cargo a las utilidades arrojadas por la empresa. Esta corresponde al pago de 15 días de trabajo por cada semestre laborado; pero la prima es una sola, lo que sucede es que esta se paga en dos cuotas. Una se debe entregar el 30 de junio y la otra el 20 de diciembre.

El transporte de carga

Cada vez resultan ser mas contundentes las razones para clamar a gritos el regreso del ferrocarril. Los mandatarios que lo acabaron, para acabar de paso con la anarquía de un sindicato que en esos tiempos le apostaba a ese dicho que hizo carrera de que todo lo que fuera bueno para la empresa era malo para los trabajadores, no tuvieron el valor de haber diseñado un plan alterno para concebir un nuevo proyecto que reemplazara al anterior, y simplemente, de manera torpe, concluyeron que no debía haber servicio de tren en Colombia, seguramente pensando en que el Estado era incapaz de administrarlo.

¿La revolución para qué?

Ahora que se han conmemorado los 62 años de la revolución cubana, bueno sería preguntarnos hasta dónde ha habido tal, en el sentido de examinar el significado del término y su alcance. Según la RAE revolución significa “Cambio profundo, generalmente violento, en las estructuras políticas y socioeconómicas de una comunidad nacional”. En esta identidad, es claro que la hubo, pues se dan las condiciones del significado. Pero cabe ahora una pregunta: ¿El objetivo de esa revolución era mejorar las condiciones de la población, o empeorarlas?.

Venezuela: la maraña eterna

Demasiadas cosas se han intentado para tratar de solucionar la calamitosa y grave situación de Venezuela; un país, quien lo creyera, que se extingue en medio de la riqueza, en donde la pobreza ya abraza al 95% de la población, en donde los sistemas de producción se han eliminado y en donde escasea hasta lo más elemental, mientras millones de personas buscan un lugar para poder refugiarse.

Los comportamientos conspirativos

El mundo moderno de las comunicaciones está expuesto, a que en cualquier momento se utilicen las armas de las redes sociales no solo para acabar con el prestigio de una persona, causándole todo el daño posible, sino para producir verdaderos atentados en donde está expuesto el interés general y el de las instituciones. En estos días pudimos comprobar que un Twitter, nada menos que del presidente de los Estados Unidos, provocó todo un atentado contra la democracia del país, en un lamentable hecho que terminó en la toma del Congreso por parte de una multitud de manifestantes furiosos, que no fue posible contener por las fuerzas del orden. Estamos comprobando que en las redes sociales se pueden colocar verdaderos petardos, pues cada vez que alguien tiene rabia, resentimiento y móviles pasionales, resuelve colocar allí mensajes con contenidos explosivos que hacen daño.

Las alzas en pandemia

Mucho cuidado, tendrán que tener, no solo los organismos gubernamentales encargados de la prestación de servicios, sino también los empresarios privados, al pensar en aplicar alzas en los costos de bienes y servicios, así como en los tributos.

La horrible pesadilla

El 2020 nos ha dejado a todos contra el piso. Esta horrible pandemia que hizo presencia súbita en el planeta, comenzó su devastadora acción a comienzos del año y no ha parado, sino que, por el contrario, se ha repotenciado y la alarma sacude a muchos países, dentro de los peores pronósticos.

Medidas de incompetencia

Los alcaldes de las principales ciudades del país se inventaron el denominado pico y placa para tratar de aliviar la congestión del tráfico automotor, y con ello contener la desesperación ciudadana por la disminución acelerada de la calidad de vida en las calles.

Un ponqué de fiesta

Al aprobarse el presupuesto de regalías para el 2021, nos encontramos con que a partir del próximo mes, las regiones dispondrán de un ponqué que representa la no despreciable suma de $17,3 billones, de los cuales el 93% está destinado a la inversión. Es decir, demasiada plata en manos de alcaldes y gobernadores, cuando sabemos que la mayoría no están en capacidad de brindar transparencia a la utilización de esos recursos.

Los desastres que nos oprimen

Apenas estamos analizando las cifras que nos ofrece el Dane, sobre el incremento de la pobreza en Colombia con motivo del impacto de la pandemia, cuando nos sorprendemos con el paso de las tormentas y ciclones que dejan buena parte del territorio nacional con el agua al cuello y en medio de desastres de profundo impacto, en donde miles de hogares han perdido sus casas y sus enseres, y han quedado en la más completa orfandad, agregando el panorama que se vive en las zonas rurales en donde se han arrasado las cosechas y desaparecido los ganados, y de paso destruida buena parte de la infraestructura.