Palabreo

23 Jul 2019 - 3:01am

Palabreo

Publicada por
HÉCTOR GALEANO ARBELÁEZ
Autor:

Mientras Macías reparte escapularios, estampas y medallitas con la imagen de Uribe, unos sastres atienden el llamado de unos politiqueros para iniciar a elaborar leyes a la medida de los parapolíticos, los contratistas y contratantes especializados en robar plata del Estado, los que tiran aire con títulos ‘chimbos’, los genios en robar tierras de indígenas y campesinos, la delincuencia cultural que se pavonea en el Tolima y los que politiquean solo para robar, entre otros.

Prioritario los primeros auxilios para el delincuente y prófugo de la justicia que pidió asilo en los Estados Unidos dizque por ser perseguido político y nos lo mandaron a cumplir condena en un sitio de descanso especial para los de cuello blanco, sitio donde tratará de rehacer los planes para invertir los quinientos treinta y dos millones de pesos que esperaba tumbar al Estado con una deseada indemnización. El pobrecito debe estar tan desilusionado como los necrófagos de Armero que celebraban el ofrecimiento de los cargos en cultura y reconocimiento por el daño hecho a la imagen cultural de Armero.

Otras personas hacen mandados, así los hagan arrastrando ignorancia. María Fernanda Cabal y Paloma Valencia dizque son las encargadas de la Reforma Agraria: legalizar las tierras robadas a los indígenas y campesinos y repartición de baldíos a los terratenientes. Menos mal que el ministrico de defensa anda embolatado buscando los calzoncillos enredados en los alambrados y la arepa de mute Alfredo Rangel nos recordaba que “La guerrilla aunque muchos se nieguen a reconocerlo, es distinta. Aún cuando recurre al secuestro o a la extorsión y al narcotráfico para financiarse, su naturaleza es esencialmente política…”. (El Tiempo. Dic. 7, 2.000).

Y del terreno no se puede dejar por fuera algunos palabreros:

* “Si la autoridad serena, firme y con criterio social implica una masacre, es porque del otro lado hay violencia y terror más que una protesta”. (Álvaro Uribe).

* “No hay que confundir paramilitares con criminales”. (Álvaro Uribe. Dic. 7, 2006).

*Al referirse a los jóvenes de Soacha asesinados en falsos positivos dijo Uribe: …De seguro, no estarían cogiendo café”.

… Son muchos los que han sostenido que sin educación y sin cultura es imposible la paz y el progreso, y de esto fue testigo la Universidad del Tolima cuando como la U. agropecuaria del país envió sus egresados a todo el Departamento, al Valle, a los Llanos y a la Costa. Claro que fueron tiempos en los cuales se daba importancia a la “ética”, el profesor era ejemplo de honestidad y dedicación, no se veía el fraude y menos los plagios tolerados por directivos, algo en lo que se renguea sin muletas. Y si no reviramos a tiempo, se extiende lo ocurrido en el San Bonifacio: una profesora permitió a los niños a su cargo crear, imaginar y recrearse, y no faltaron las personas que dejaron sus enjalmas para manifestar su ignorancia. Este es el profesorado que necesita el país.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.