Traición a la patria

Los intentos de los expresidentes conservadores Belisario Betancourt y Misael Pastrana por lograr la paz de este país, recibieron la oposición del partido Liberal, pues sus dirigentes aspiraban a que fuera ese partido el que la lograra.

Algo hace falta

La corrupción y el descuartizamiento parecen heredados. Basta recordar la suerte corrida con el primer empréstito conseguido para los países liberados por Bolívar y la cabeza en exhibición, en Guaduas, de uno de los mártires más grandes de nuestra patria José Antonio Galán, el de la primera liberación de esclavos de América, en Mariquita.

¿Por qué le temen a la verdad?

La verdad, el perdón y la justicia son necesarios. Tenemos que alcanzar la paz, pensando más en el país, en el futuro de los jóvenes y los niños, sin teñirla de intereses supuestamente ideológicos o económicos. Son muchas las organizaciones y las personas que han estudiado la violencia, dando ejemplo en el Tolima, pero se han quedado cortos en muchos temas.

Violencia y verdad

La violencia se inició en Colombia por problemas de tierras, desde la conquista siendo los indígenas las primeras víctimas. El Tolima es un ejemplo, especialmente Chaparral.

Lectura y humor

Si es cierto que la lectura y el humor son antídotos eficaces contra el aburrimiento que produce el acuartelamiento floriado, con intentos de discursitos pendejones, va tocar ponerle el ojo a la producción editorial de personalidades del mundo intelectual. Dizque ofrecen, a muy buenos precios:

Descubrimiento

Un grupo de aventureros que incluía delincuentes de la peor ralea, criminales y aventureros que esperaban mejorar su vida fuera de España donde se embarcó, sin saber para donde arrancaban, se perdió en el mar y después de muchos días de sufrimientos se toparon con unas playas con habitantes adornados con joyas que les brindaron alimentación para que cogieran energías para dar inicio a un proceso de exterminio de los habitantes de América, así llamada por el mapa elaborado por Américo Vespucio.

Semillas de capacho

Ya están apareciendo las semillas de capacho para hacer sonar las maracas de candidatos a dirigir la desafinada murga presidencial. Unos con el run run de la opinión y otros esperando qué pasa. Entre los primeros están Humberto de la Calle, Sergio Fajardo, Iván Marulanda, Jorge Enrique Robledo con su buena imagen en el Tolima y parlamentario destacado por la defensa de sus ideas y Gustavo Petro que se fue al piso cuando los gobiernistas trataron de mostrarlo como un peligro para el mundo por sus pensamientos políticos (¿?).

¿Quién controla?

El hambre, las inundaciones, los incendios forestales, la violencia, la corrupción y la pandemia son una alarma para el mundo por falta de controles en el comportamiento de los seres humanos, el irrespeto a las leyes y el amor por el dinero, entre otros, son algunos de los comodines a culpar por nuestra indiferencia frente a la tragedia ambiental y humanitaria que vivimos y padecemos.

La ética se la lleva satuple

La Universidad de la Décima, que ahora llaman Panóptico sigue pidiendo dinero para obras sin un intento de investigación de lo gastado y su destino. De pronto por influencia de algunos exalumnos. Me acuerdan de uno que ingresó becado por Bonilla Hernández y después de pagar su pena salió “graduado” en periodismo a pedir micrófono contra los corruptos hasta cuando alguien le recordó su pasado y le tocó pontificar sobre otras vainas y con otros títulos.

Más de lo mismo

Estamos como en los años treinta del siglo pasado. Con las diferencias entre los partidos y los agarres por ganar para tratar de acabar con los contendores, buenos y malos; unos con la cruz y otros acusados con hoz y martillo. Ganó Enrique Olaya Herrera y arrancó la violencia contra los perdedores, principalmente en Santander y Boyacá.