Las ideas políticas

Las elecciones presidenciales en Argentina nos dejaron enseñanzas muy interesantes sobre las ideas políticas. Fue derrotado el gobierno de Cristina Kirchner, patrocinada por un partido de origen peronista. Pero tanto su esposo ya fallecido como la exmandataria hicieron gala de izquierdismo adornado por populismo moderno. Los teóricos de las ideas políticas del mundo moderno se sienten confundidos porque Juan Domingo Perón, fundador del justicialismo, constituyó en su época un coletazo del falangismo de Francisco Franco, versión española del fascismo. Y a la hora de nona este partido dominado por la familia Kirchner fue la avanzada de izquierda en Latinoamérica.

Pero el asombro no debe ser mucho. Recordemos que en los inicios de la Segunda Guerra Mundial la Unión Soviética, dirigida por José Stalin, llegó a un acuerdo con la Alemania de Hitler. El mundo se asombró porque el marxismo de la Unión Soviética era antiliberal y antifascista y el nacional socialismo de Alemania era antiliberal y anticomunista. Pero los ideólogos quedaron tranquilos cuando la Alemania nazi rompió el pacto e invadió la U.R.S.S. Las cosas volvían a su justo lugar. De todas maneras, había un común denominador entre ambas ideologías: el antiliberalismo. Por episodios contradictorios fue que Trotsky, uno de los líderes de la revolución rusa y compañero de Lenin, sostuvo que Benito Mussolini y José Stalin eran iguales.

En nuestro país ocurren también simbiosis extrañas. La dictadura del general Rojas Pinilla fue derechista. Su ideología era conservadora con obvias calidades militaristas. El M-19 surgió como una protesta por un presunto fraude electoral. Todo organizado por los corifeos del general destituido el 10 de mayo. Luego vino la Anapo y después el Polo Democrático, con la diligencia notable de Samuel e Iván Moreno, nietos del general Rojas Pinilla. En consecuencia, de la derecha militarista se pasaron a la izquierda programática. Estos vaivenes han logrado una confusión política en nuestro país.

Comentarios