00000

Dios los cría…

En 2011 fue elegido alcalde de Ibagué Luis H Rodríguez avalado por los partidos Liberal, Conservador y Alianza Verde; obtuvo 78.233 votos válidos, el 44.22 %, una proeza.
PUBLICIDAD

Desde entonces la ciudad lleva 10 años tratando de reconstruir sus destrozos, concluir su fallido acueducto complementario, su red vial en ruinas; la moral está en el piso, pero a la dirigencia política que la usufructúa le importa un bledo. No tiene propuestas ni ánimo de enmendar el camino del desastre. He aquí un pot pourrí (qué nombre tan oportuno) de la crónica “política” que producen los diversos medios de comunicación local. 

El Cronista dice que el barretismo presenta todo un arcoíris de aspirantes: Jorge Bolívar y Carlos Portela por el aval conservador, Alexander Castro como “independiente” (eso le dijo a Jorge Enrique Robledo en el Círculo), Linda Perdomo es su alfil para neutralizar a Renzo García en una posible consulta de los verdes y a Marco Emilio Hincapié en una interpartidista con el Pacto Histórico. Cuenta con la aceitada maquinaria electoral del “altísimo”.  

Santofimio apoyará a Adriana Magali Matiz, “la de Barreto”, a la gobernación.  Rubén Darío Rodríguez, exalcalde liberal le dijo a Econoticias: “Soy un soldado de esa causa”. Juan Pablo Rodríguez, su hijo y actual secretario de Educación de Ibagué, encontró la manera de atornillarse en el cargo, pues su permanencia inhabilita a Rubencho a cualquier aventura. Por lo pronto lo quieren fuera del congestionado escenario, pero está listo en la reserva.     

La revelación es el nuevo preceptor, componedor, arúspice y sensey de nuestra “élite dirigente”: el alcalde Andrés Fabian Hurtado, sub júdice por el uso indebido de bienes públicos, acusaciones que elude judicialmente con habilidad y descaro; célebre por el rosario de incumplimientos, sobrecostos, obras de pésima calidad y la parentela que nombra en el municipio, también con descaro.  

Según El Nuevo Día, los liberales de Mauricio Jaramillo “estarían proyectando su apoyo a la candidatura de Johana Aranda a la alcaldía de Ibagué”. No ha sido gratis, sino producto de nombramientos como: Camilo Santos, hijo del exsenador jaramillista Guillermo Santos, secretario general; María del Pilar Sánchez Saavedra, asesora de la alcaldía; Edwin Monroy, jefe de prensa; María Alexandra Guarnizo, directora jurídica del Sept. El secretario de Gobierno, Milton Restrepo, es cuota del Centro Democrático; Camilo Montes Martínez, secretario de Inclusión Social, representa al Pacto Histórico; Miguel Barreto tiene bajo su mando Infibagué y a Jaime Yepes, de la U, le conservan más de 50 funcionarios. 

El Nuevo Día reseña: “Ante los recientes apoyos de la colectividad roja a la precandidatura de Johana Aranda, quedan en la ‘cuerda floja’ la aspiración a la alcaldía del abogado y excandidato liberal Camilo Delgado, y de César Picón”. El Plan B de todos estos alegres compadres es José Barreto, la lumbrera que permitió la elección de Hurtado. A nombre de la renovación apoyarán a Mauricio Jaramillo a la gobernación.   

El hurtadismo (qué nombre tan bien puesto) ha logrado subir a su Titanic 2023 uribistas, liberales, conservadores y hasta petristas.  El menú, las sobras del presupuesto. Ciertamente, en el país de los tuertos el ciego es rey.  

 

GUILLERMO HINESTROSA

Comentarios