“¡Pa’ Barranquilla me voy!”

Ahora que en Ibagué se está poniendo de moda adjudicar contratos a empresas de Barranquilla que gravitan en la órbita del clan Char, el conglomerado político-empresarial más poderoso de la costa Caribe, es pertinente analizar en qué consiste este ‘modelo’, y los peligros que entraña.

¡Que nazcan mil flores!

El lanzamiento de Alejandro Gaviria como precandidato o candidato (aún no es claro si participará en una consulta o irá directamente a primera vuelta) llega a engrosar el amplio abanico de opciones presidenciales, tan diverso y colorido como la realidad colombiana.

¿Por qué no hay agua en Ibagué?

Varios sectores de Ibagué están sufriendo escasez de agua. El gerente del IBAL, Rodrigo Herrera, ha dicho que la situación es “un tema netamente derivado de la naturaleza”, debido a las fuertes precipitaciones de lluvias el agua llega tan turbia que impide su tratamiento y se ven obligados a suspender el servicio. Veamos.

Verdades incómodas

Hacer lo del avestruz es una opción. Y usualmente es lo que hacemos, o cerrar los ojos, o mirar para otro lado como si no pasara nada, pero eso es lo peor que puede hacerse. Más temprano que tarde, uno mismo u otra persona se lo recriminará, con el agravante de que las cosas pueden estar peor.

Vientos de cambio

La decisión de la Corte Constitucional de devolverle personería jurídica al Nuevo Liberalismo oxigena el debate y abre un nuevo espacio de participación democrática, razón por la cual hay que saludar este fallo y augurarle éxito al renacer de esa causa. Si algo necesita Colombia hoy es que haya una masiva participación ciudadana en un espacio que, como lo hemos dicho en otras oportunidades, fue secuestrado por las maquinarias electorales.

Un país para todos

Las dos conversaciones que voy a narrar tienen lugar en un club social de Bogotá, a la hora del almuerzo.

Se buscan mujeres

Los cambios culturales son lentos y a veces imperceptibles. Ahora mismo, estamos inmersos en el tránsito de la sociedad patriarcal hacia una sociedad más igualitaria en términos de género. Está quedando atrás la época en la que el poder político, económico y social lo ejercía de manera casi monopólica el hombre. Y es importante que esto suceda, no solo por razones de justicia y equidad, sino porque nos permitirá tener un mundo mejor.

¿De dónde sale la plata?

Los niños, en su inocencia, creen que el dinero sale de los cajeros automáticos. Algo similar les pasa a muchos ciudadanos, que desconocen de dónde sale la plata con la que se financian las campañas electorales. El asunto viene a cuento ahora que se aproximan las elecciones, los ciudadanos deberían preguntarse cómo y quiénes pagan esas astronómicas campañas, en las cuales circula más dinero que propuestas.

Noticia de un secuestro

Uno de los pilares de la carta del 91 es la democracia participativa. Una noción más profunda que la democracia representativa, pues hace del ‘demos’ el principal sujeto político y con carácter permanente. En la del 86 los ciudadanos solo aparecían para depositar su voto y luego volvían a sus casas. La constituyente quiso profundizar la democracia y darle mayor dinamismo, quiso que la política dejase de ser monopolio de los políticos y le perteneciera al pueblo, el depositario de la soberanía.  Poner fin a la brecha entre el país político y el país nacional, de que hablaba Gaitán.

Y de la informalidad ¿qué?

Pobreza, desempleo, informalidad y violencia son cuatro de los grandes enemigos del pueblo colombiano. Hoy me referiré a la informalidad, fenómeno que en Perú analizó hace 35 años Hernando de Soto, en su libro El otro sendero, en el cual cuantificó su magnitud, los costos sociales y fiscales, y postuló que el problema no era ella sino el modelo que la prohijaba.