La campaña política

Estamos en la época de repartir promesas hasta para lo que no existe y ningún promesero menciona la cultura, el desempleo en el campo, la educación, la salud, la violencia contra la mujer y menos mencionar la corrupción porque se pisan los callos. Pasaron los días de compra de votos y de callos pisados y se llegó a la época de los acuerdos de las arepas de mute que se arman o dan forma lentamente, se ponen sobre el fuego y se voltean un montón de veces para que queden asadas para que les metan muela.
PUBLICIDAD

Llegó la hora de las grandes ligas y las arepas grandes ganan dejando por fuera a los que no reciben ni migajas de la torta prometida, y el pueblo paga las deudas de la campaña y de la violencia que sigue creciendo controlada por discursos y falsos positivos tan normales como en la época de Gurropin. Nos siguen asustando mientras se reparten la burocracia, el erario y la verdad que guardan los entes de control. Mientras celebran nos vamos alistando pa’ la siguiente cagada.

La ausencia de liderazgo se ha dicho muchas veces es uno de los principales problemas del Tolima y eso se reflejó una vez más en las pasadas elecciones, donde cada quien va por su lado. Lo que les importa es el voto, sin importar cómo se consigue. No hay proyectos que nos convoquen a todos.

Sin embargo, hay un aporte valioso en la publicación del Atlas de Conflictos Ambientales del Tolima, de la Universidad del Tolima, 2019, que fuera elaborado por el Semillero de Investigación “Territorio YUMA-IMA” y cuyo objetivo  fue el análisis de la dinámica  territorial de una serie de problemas y conflictos ambientales actuales y potenciales, relacionados con proyectos extractivos y su incidencia en áreas consideradas  de importancia ambiental (ecológica y cultural), al igual que la respuesta social, frente a estas situaciones.

Allí se hizo un inventario de las áreas protegidas o de conservación, destacando que había en el Tolima seis proyectos mineros a gran escala, que Anglo Gold Ashanti es el mayor poseedor de títulos mineros que abarca el 50.5% del área total titulada, que hay un total de 374.175 hectáreas de la superficie departamental, distribuidos en ocho bloques titulados o proyectados para actividades mediante la utilización de la técnica de fracking y que de dichos proyectos, la mayor parte se encuentra en las cuencas de los ríos Gualí, Lagunilla, Sabandija, Recio, Totare, Saldaña, Prado, Cunday, Negro Sumapaz y embalse de Hidroprado. Frente a esta dramática situación que amenaza al Tolima, cabe preguntarnos, ¿qué proponen los recién elegidos senadores y representantes y qué han hecho los que calentaron el banco los últimos cuatro años? 

.-*Los muebles viejos que no tienen arreglo, se botan a la basura. Es lo que debería hacer Colombia con sus expresidentes.

.-* ¿Vuelven los Falsos Positivos?

HÉCTOR GALEANO ARBELÁEZ

Comentarios