Carramplonazos jilosoficos

Carramplonazos jilosoficos
PUBLICIDAD
  • El político que promete serenata llega sin músicos.
  • Dizque a Piedad Córdoba le deben el edificio elector de la Pola.
  • Se salvó el Trío Alborada.
  • Un amigo contaba los votos  de un candidato. Me ve pasar y me grita: aquí picando caña para los burros.
  • Perdón a los delincuentes, perdón a los políticos.
  • La periodista que ensayó tiro teniendo como blanco a un guerrillero, sigue disparando noticias.
  • Parece que a los historiadores de Mariquita no les ha dado por averiguar bien el cuento de la Expedición Botánica, que nació en Real de Minas del Sapo del Valle de San Juan  y los que conocen los restos de la mina donde José Antonio Galán realizó la Primera Liberación de esclavos de América, dizque esperan presupuesto para investigar el origen del nombre del municipio norteño.
  • Carlos Arenas-Cejas fue asesinado en Santa Isabel , después de varios años moliendo la protección del bosque y la Ruta del Cóndor, como bautizó el paseo que daba a los turistas que disfrutaban observando los cóndores por él cuidados. Hasta el sitio llegó una comisión de investigadores que lo único que les faltó afirmar era que Cejas se había suicidado.
  • El Oso del cuatrienio que termina corrió por cuenta de Duque en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en  Nueva York el 12 de abril. Al referirse a la implementación del Acuerdo de Paz, que era el tema de la reunión, se hizo el loco y presentó los PDET como la piedra angular de su paz con legalidad. Todos los miembros ignoraron su ponencia y fueron unánimes en  denunciar la violencia  contra excombatientes, líderes y defensores de derechos humanos y responsabilizaron directamente al gobierno por ser el responsable de garantizar la vida de los ciudadanos. De manera unánime señalaron que los asesinatos, desplazamientos, desapariciones, y la impunidad representan la primera amenaza para la construcción de la paz. El único logro que destacaron, pero que no se debe a Duque, fue la implementación de las 16 curules de paz.
Héctor Galeano Arbeláez

Comentarios