Gulumbiando

Estamos en las últimas etapas de la elección, en las que siguen primando los discursos veintijulieros, donde lo importante es polarizar al electorado y estar pendientes de lo que indican las encuestas, para acomodar las tesis y las propuestas a dichas mediciones.
PUBLICIDAD

Ninguno de los aspirantes habla claro sobre la implementación eficaz de los acuerdos de paz y sobre la conciliación que necesitamos los colombianos, pues este país ya no aguanta más violencia. 

No se presentan programas concretos y realizables para lograr la paz y el desarrollo del país, por ejemplo: acabar con la impunidad, el abandono del campo, fortalecer la educación, la investigación y la salud, freno total y castigo ejemplar al sicariato y los falsos positivos, que los centros de reclusión dejen de ser para los condenados pobres, mientras los de cuello blanco disfrutan lo robado…

Bien le caería al electorado no fletado, cuyo  número sigue creciendo, que la recta final sea aprovechada para que los candidatos les presenten proyectos bien elaborados, realizables y sin triquiñuelas para robar plata del Estado. De pronto se dan pasos para la conciliación y el trabajo de todos unidos en bien de la patria que merecemos, si nos dejan soñar Duque, el Fiscal y el Registrador.

.-*“Perder es ganar un poco” dijo el filósofo Maturana y esa fue la frase inspiradora de presidente Duque  a propósito del fallo del Tribunal de La Haya frente a la demanda que presentó Nicaragua contra Colombia por incumplir lo dispuesto por esa misma Corte en otra sentencia de 2012, donde perdimos  nuestros derechos  y soberanía sobre grandes espacios marítimos.

Y mientras todos los periódicos y analistas del mundo abrieron sus páginas diciendo que la Corte falló a favor de Nicaragua, por 10 votos contra 5, al considerar que Colombia, “ha violado los derechos soberanos y jurisdiccionales de Nicaragua y debe cesar inmediatamente esa conducta”, el presidente Duque desde San Andrés montó su tinglado para manipular y tergiversar el contenido de la sentencia, diciendo que ese fallo es motivo de  celebración, pues todo lo allí resuelto nos favorece. Un insulto a la inteligencia de los ciudadanos. 

Ñapa 1.- Gonzalo, maestro de escuela, estaba contando los votos depositados en la urna a su cargo. De pronto se le arrimó el delegado de la Gobernación y le pasó unos sobres de manila con cédulas. ¿Y esto? preguntó el profe. Para que los ponga a votar incluyendo algunos muertos!, respondió el delegado. Pero eso no se puede... Todo se puede, deje de  ser pendejo que si no se puede el lunes lo sacan del magisterio. Ciento y pico de votos no tuvieron necesidad de pasar por las urnas.

Ñapa 2.- Un campesino medio cegatón llega a la puerta de la escuela  donde instalaron las mesas de votación faltando 10 minutos. El hombre preocupado por el cierre de las elecciones va donde uno de los jurados y le pregunta: Señor, ¿aquí donde votan los conservadores? La respuesta inmediata: al río hijueputa!!!

Héctor Galeano Arbeláez

Comentarios