Aquí no pasa nada

Hace más de cuatro meses se esfumaron de las arcas del municipio de Purificación más de diez mil millones de pesos y hasta el momento no ha pasado nada y, como pintan las cosas, no va a pasar nada.
PUBLICIDAD

Como por arte de magia durante las festividades navideñas de 2021 se sustrajeron, sin dejar huella, de la caja fuerte de la alcaldía las claves o tokens bancarios que permitieron hacer las transferencias de los recursos a cuentas particulares y los responsables de cuidar los dineros públicos solo se percataron cuando ya los hechos se habían consumado.

No es difícil establecer cuáles eran los funcionarios públicos que tenían la atribución legal de disponer de estos recursos y por lo mismo, sabían cuál era la clave de la caja fuerte donde se resguardaban las claves de las cuentas municipales.

Y dentro de tales funcionarios además del tesorero, el alcalde Cristian Barragan Correcha tenía dicho conocimiento y estaba obligado a implementar los protocolos mínimos de seguridad para garantizar el cuidado de los recursos, cosa que no hizo y en vez de asumir su responsabilidad salió a la prensa a decir que no había de que preocuparse porque el dinero se iba a recuperar, pero hasta ahora nada de nada.

Frente a este panorama, los entes de control tampoco han hecho nada. La señora de Cabello Blanco que dirige la Procuraduría hoy tiene las herramientas legales suficientes para suspender en el ejercicio del cargo a un funcionario elegido popularmente como es el alcalde de ‘Puri’, que por lo menos actuó con negligencia y descuido en la protección de los recursos públicos. Pero en este caso, no ha dicho ni ‘mu’. Otro tanto ocurre con el fiscal Babosa.

Pero eso sí, el alcalde de Puri, como no le pasa nada, está empeñado en demoler y remodelar el parque ubicado frente al santuario de Nuestra señora de la Candelaria y del Amparo y para ello proyecta talar las ceibas centenarias que lo adornan, sin que Cortolima haya tomado cartas en el asunto. Aquí, tampoco pasa nada.

*En medio del despelote electorero se refundieron los homenajes debidos a los trabajadores de la salud, que tanto se sacrificaron por la salud de los colombianos con motivo de la pandemia que ya se está volviendo un recuerdo para estudiantes y profesores, obligados a hacer un paro no deseado.
+Pastrana se muestra muy temeroso con un eventual fraude electoral en las próximas elecciones, seguramente porque tiene vivo el recuerdo de cómo llego su padre Misael a la Presidencia.

*Concejales, funcionarios y educadores hacen colecta para pagar el monumento que se construirá en homenaje a quien descubra el paradero de los millones de pesos perdidos de las arcas del municipio Purificación.

Héctor Galeano Arbeláez

Comentarios