De lejos, los mejores

“Modestia aparte” y, al observar tanto los debates en los medios , como los discursos en plaza pública y los programas de gobierno de los candidatos a la Presidencia de la República, sin lugar a dudas, la mejor dupla para ejercer el cargo más importante del país y su Vicepresidencia, es la conformada por Sergio Fajardo y Luis Gilberto Murillo. Al “profe” Sergio, lo hemos visto en su lucha por llegar a ocupar la Primera Magistratura, antecedido de una gran experiencia en el sector público y no, en cualquier escenario. Ni más ni menos, fue en el manejo de la Alcaldía de Medellín y en la Gobernación de Antioquia, en donde demostró sus grandes capacidades para la resolución de conflictos y, todo ello en etapas y coyunturas espacio-temporales bastante complejas. El éxito en su gestión, fue reconocido nacionalmente.
PUBLICIDAD

El exministro Murillo, también con una basta  práctica en lo gubernativo, es adicionalmente, un “docto” en temas ambientales. No pregunta qué es eso del Acuerdo Regional de Escazú, ni mucho menos, a qué se refiere el Acuerdo de París. Murillo la tiene clara y, lo corroboró en un conversatorio que sostuvo recientemente en la Universidad  de Ibagué , de el que también hizo parte, el Senador Tolimense Jorge Enrique Robledo. El ingeniero chocoano, así mismo, exgobernador del Chocó, explicó de una manera muy sencilla, clara y concisa, lo importante que es el conocimiento que deben tener los colombianos sobre los asuntos ambientales y los vasos comunicantes existentes entre ése tema, y  la actual problemática social  y económica de nuestro país. El asunto de la “transición energética” en Colombia, ha sido motivo de innumerables intervenciones en ámbitos nacionales e internacionales.

Los dos, tanto Fajardo como Murillo, son poseedores de algo que necesita urgentemente el país: dirigentes  decentes, tranquilos, sencillos y grandes conocedores de la problemática de nuestra nación. Tanto el antioqueño, como el chocoano,  son totalmente anti-clientelistas y  anti-corrupción, lo que es prueba de garantía, para el éxito de un gobierno que no vá a dar ni saltos al vacío, ni vá a continuar con el “fiasco” de la actual administración. Como muy  bien lo dice su campaña publicitaria: ”COLOMBIA CAMBIARÁ”.  De éso, no cabe la menor duda.  

Bien vale resaltar que, tanto Fajardo como Murillo, siendo gobernadores de Antioquia y Chocó respectivamente, fueron huéspedes de Luis Carlos Delgado Peñón, quien presidió la Cumbre de Gobernadores, realizada en Ibagué en marzo de 2014. 

Sin temor a equivocarse, por todo y por todo, Sergio Fajardo y Luis Gilberto Murillo, constituyen la mejor alternativa para gobernar a los colombianos. El Tolima y su gente, no pueden ser inferiores a los vientos de cambio, que soplan sobre nuestro país. Debemos respaldar a los candidatos del CENTRO ESPERANZA.

Adendo: “Van apareciendo las llaves”…. es el refrán que indica que las cosas se van aclarando. A una “Senadora” electa “se le fueron las luces” y destapó públicamente la canallada que, con base a mentiras,  su grupo político orquestó contra el candidato Fajardo. Falta que aparezcan “otras llaves” y se aclare el porqué de la campaña en medios que se desató contra el profesor antioqueño, manipulando las encuestas.  Con todo y éso, y como diría Palacio Rudas: “La gente no traga entero”. Fajardo y Murillo, pasarán a la segunda vuelta y, sin dudarlo una sola vez, se ganará la Presidencia de la República.

HUGO PATARROYO MURILLO

Comentarios