Murillo Toro, en las tarimas deportivas

Todo pensaría el ilustre surtolimense menos que, 206 años después de haber visto la luz en un humilde bohío del Sur del Departamento, su nombre iba a ser motivo de polémica e incluso de “comidilla” en los tertuliaderos de la capital musical de Colombia. Y todo debido a que el estadio de fútbol de “San Bonifacio de Ibagué”, lleva su nombre.
PUBLICIDAD

 

La verdad, no creemos que al dos veces Presidente de nuestro país, “ni le vaya, ni le venga” la discusión. Tal vez,  “le chorrea”, como dicen los muchachos. Murillo Toro, está más allá del bien y del mal. Y… no es para menos. A un individuo que, fue el artífice de las más profundas reformas económicas y sociales del Estado colombiano a mediados del Siglo XIX, abogado, periodista, congresista, ministro y embajador ante la Unión Americana en la época del Presidente Abraham Lincoln, con el que, “dicho, sea de paso”, estableció una gran amistad, alimentada por mutua oposición, en contra de la esclavitud, se dé el hecho que, a algunos comunicadores de provincia, tal vez MAL INFORMADOS, propendan por suprimir su nombre de una mole de cemento que, se ha convertido en el mejor nidal para que entre otros, afloren, crezcan y se reproduzcan unos pocos desadaptados, tales como los que se vieron  en los noticieros de televisión, tratando de asaltar peajes y atracar a desprevenidos conductores que, con sus familias transitaban por vías cercanas a “El Cerrito” Valle. Todo ello, bajo la bandera del “Vinotinto y Oro”.

No se sabe a ciencia cierta de dónde provino tan estrafalaria idea. El comunicador Helmut Levy, en su programa “Tolimenses en el mundo” (que emite desde Atlanta Georgia, en Estados Unidos de América), organizó recientemente un conversatorio con destacados periodistas tolimenses y, sin más ni menos, se llegó a la conclusión que tal vez, lo que se pretendía era, o llevar a cabo un homenaje, o hacer “un mandado” o de pronto, ejecutar una fase más del folclorismo parroquial, tan típico del tolimense que actualmente habita en la región. Se remató así mismo, considerando que en muchas ocasiones, los “áulicos” de algunos personajes no saben qué inventarse para lograr los “favores” de tal o cual, momentánea figura empresarial. Lo real es que, desde hace algunos meses, andan con ese cuento. Muy seguramente, sin el visto bueno, ni la aquiescencia del financiero de turno.

Cuesta pensar que, la egolatría y el narcisismo de una persona llegue a esos niveles. Ese “adefesio populachero”, hace más mal que bien, a una figura que el Tolima aprecia, respeta y, ha dedicado su vida a los negocios, ya sean agropecuarios, deportivos o de cualquier otra índole, en la región.

Si bien, como se dice: “la ignorancia es atrevida”, también es cierto que, para atajar ésas necedades, están los entes que legislan, tales como el Concejo Municipal de Ibagué, al que pertenecen personalidades, ampliamente conocedoras de la Historia de nuestro país.

Los colombianos y particularmente los tolimenses no salen del asombro producido por el pretendido irrespeto, a una figura tal, como es la del exPresidente MANUEL MURILLO TORO. 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library

HUGO PATARROYO MURILLO

Comentarios