Celebrando el acuerdo de paz

Hay hitos de la historia del país y nuestro departamento que deben exaltarse. Uno de ellos fue la promulgación de la Constitución Nacional de 1991 en la que se apostó a la construcción de un estado social de derecho. El otro, fundamental para el país, fue el Acuerdo de Paz firmado en noviembre de 2016 entre el gobierno del entonces presidente Santos y la guerrilla de las Farc, el movimiento insurgente más viejo del mundo.
PUBLICIDAD

Dicho Acuerdo de Paz conseguido luego de arduas negociaciones en Cuba durante cuatro años, con el acompañamiento de varios países garantes, permitió la dejación de armas de más de 13.000 combatientes que promovieron la guerra en muchas regiones del país, entre ellas nuestro departamento.

Las Farc fueron protagonistas del conflicto armado en el Tolima. Tuvieron presencia en la mayoría de municipios del departamento ejerciendo un poder de facto y generando un alto impacto en muchas comunidades rurales y urbanas. Ejercían autoridad y produjeron muchas violaciones a los derechos humanos en la confrontación armada con la fuerza pública y los paramilitares.

Poner fin a una confrontación armada con un grupo como las Farc fue fundamental. Este movimiento se creó en 1964 como respuesta a la exclusión generada por el frente nacional y la hegemonía bipartidista liberal-conservadora. Durante su historia pasó de ser una guerrilla campesina marginal a ser un factor desestabilizador del régimen político existente.

Luego de la firma del Acuerdo en noviembre de 2016 han sucedido muchas cosas, los lectores podrán referir cuáles han sido positivas y cuáles negativas. Cada valoración y opinión son importantes. De hecho, hay organizaciones de amplia trayectoria como el Instituto Kroc que le hace un seguimiento a los diferentes puntos del acuerdo, calificando el avance de los más de 500 indicadores identificados.

Más allá de cada consideración particular, quiero no solo conmemorar el quinto aniversario del acuerdo de paz, sino también celebrarlo por varias razones que expondré brevemente:

1. Se logró la firma del Acuerdo de Paz con la guerrilla más vieja del mundo el 24 de noviembre de 2016.

2. La paz se convirtió en un elemento central del debate político.

3. La paz tiene apoyo unánime de la comunidad internacional, desde la negociación hasta la implementación.

4. Se consiguió que más de 13.000 combatientes hicieran dejación de armas y empezaran un proceso de reincorporación a la vida civil.

5. Según el Centro de Recursos para Análisis de Conflictos CERAC, “durante los últimos cinco años, se han dejado de perder hasta 6.300 vidas gracias a la terminación del conflicto con las Farc”.

6. Se avanza lentamente en los procesos de reincorporación económica y social de los excombatientes.

7. Se disminuyó el sufrimiento causado por el conflicto en el Tolima. Se redujeron casi a cero las cifras de desplazamiento forzado, los desaparecidos y los muertos producidos por la confrontación.

8. En el punto de reforma rural integral se formularon 4 Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial en Chaparral, Rioblanco, Ataco y Planadas.

9. Se formuló el Plan de Acción para la Transformación Territorial -PATR-, con propuestas estratégicas de desarrollo.

10. Se avanza en la ejecución de varios e importantes proyectos priorizados en los PDET.

11. Los miembros de la guerrilla de las Farc se transformaron en partido político legal (primero Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, ahora Partido Comunes).

12. Como producto de esta apertura democrática este partido tiene representación en el congreso de Colombia con 5 senadores y 5 representantes a la cámara.

13. Se logró luego de una enorme lucha jurídica la aprobación de las 16 curules para la paz de las circunscripciones especiales territoriales de paz.

14. Se logró la creación del Estatuto de la Oposición con la Ley 1909 de 2018.

15. Se avanzó en la creación del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición.

16. Fruto de lo anterior se creó la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad -CEV-, la Jurisdicción Especial de Paz -JEP- y la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas -UBPD-.

17. Con este acuerdo firmado se puso al centro a las víctimas buscando su reivindicación y reparación.

 

HUGO RINCÓN GONZÁLEZ

Comentarios