Percepción de la educación en época de pandemia

En desarrollo del ejercicio de investigación que realizan los estudiantes de pregrado, de la Universidad del Tolima, con el cual terminan el curso de currículo que oriento, las estudiantes Jennifer Chávarro Sánchez y Genny Alejandra Santamaría Roa, de la Licenciatura en Ciencias Naturales y Educación Ambiental, consultaron la percepción de nueve estudiantes de diferentes carreras sobre la educación virtual, como parte de la nueva realidad que ha tenido que apropiarse por cuenta de la crisis humanitaria mundial.
PUBLICIDAD

Aplicaron una encuesta de cinco preguntas abiertas a los  nueve actores sociales de diferentes carreras: ¿Cree usted que la educación virtual ha afectado su aprendizaje académico? Teniendo en cuenta que su carrera es teórica-práctica, ¿cómo ha influido o cómo influye la falta de dichos eventos en su vida académica - profesional? ¿Considera que la educación virtual ha aumentado más la carga académica? ¿Por qué? Teniendo en cuenta que las clases virtuales son un poco tediosas, se ha visto afectado emocional o psicológicamente por estas?, ¿cómo?, ¿ha logrado aprender con los laboratorios virtuales? Aún cuando la muestra es restringida, se convierte en una señal de cuánto otros pueden estar sintiendo.

Al analizar y discutir los resultados, se evidenció casi en su totalidad que se han visto afectados no solo en su aprendizaje académico sino también en su estado emocional, esto se debe a muchos factores, como el aumento de las actividades académicas, trayendo consigo desmotivación, debido entre otros al cambio de ambiente, de pasar del  campus universitario a un escritorio mirando una pantalla todo el día, sumando los problemas de conectividad que pueden surgir, afectando el estado emocional de manera considerable, generando episodio de estrés.

La mayoría de sus carreras abarca componentes teóricos - prácticos, y al no tener las salidas de campo o sus prácticas, sienten que no aprenden lo suficiente, aunque se ven laboratorios virtuales, esto no es suficiente para su aprendizaje y futuras situaciones que se les puedan presentar en su vida profesional.

Las clases virtuales involucran menos a ambas partes del proceso educativo, cortando un poco la relación docente estudiante, y haciendo que el aprendizaje sea más complicado, concluyen las estudiantes en el ejercicio de investigación.

La virtualidad agota visiblemente, contribuyendo a la  pérdida de la atención de tal manera que intermitentemente desaparecen los estudiantes. Se llega a caer en estados críticos de angustia, de cansancio físico y mental que no solamente compromete al discente, también le ocurre a los docentes en el incremento de su actividad laboral, más aún en el afán de disminuir desigualdades, de aportar en diferentes momentos laborales, de responder a todos los llamados y requerimientos, de los cuales se hace necesario priorizar,  por salud mental.

Esta es una oportunidad para seguir replanteando estrategias que contribuyan a los procesos de formación.

 

INDIRA ORFA TATIANA ROJAS OVIEDO

Comentarios