Ventajas de educar a la mujer

“Si se educa a un hombre, simplemente se educa a un individuo, pero si se educa a una mujer, se educa a toda una nación”, lo dice el ghanés James Emman Aggrey.
PUBLICIDAD

Es una de las conclusiones y a las que han llegado diversos estudios sobre las ventajas individuales y sociales de la educación de las mujeres, desde su temprana edad. Porque a cargo de la mujeres madres, está la formación previa de los humanos, de ellas dependen los cuidados de la salud de los niños y en consecuencia, el nivel educativo que tengan las madres, influye significativamente en las tasas de mortalidad infantil.

Una madre que tiene conocimientos sobre una alimentación saludable, sobre cómo intervenir ante enfermedades comunes, crea futuro social que debe ser objeto de enseñanza y aprendizaje en el sistema escolar y  está expresamente dicho en el artículo 5 de la Ley General de Educación sobre los fines de la educación en Colombia.

De ahí que invertir en la educación de la mujer, debe ser una prioridad y ello se puede aplicar en decisiones cotidianas en el momento del acceso a los diferentes niveles educativos.

También, es posible plantear la discriminación positiva hacia la mujer estudiante, cuando se otorgan becas y en la atención especial que ameritan adolescentes en estado de embarazo o de lactancia. Al respecto, mujeres educadas tienen menor riesgo de embarazos no deseados.

Pero igualmente, debe ser de público conocimiento sobre otras ventajas de la educación de las mujeres. Así, por ejemplo, un estudio del Banco Mundial llegó a la conclusión de que “cada año de educación secundaria se correlaciona con un aumento del 18 por ciento de la capacidad de obtención de ingresos de las niñas en el futuro… que la educación de las niñas tiene un efecto multiplicador: Las mujeres con mayor grado de educación por lo general son más sanas, participan más en el mercado de trabajo formal, obtienen mayores ingresos, tienen menos hijos, no se casan a temprana edad, y proporcionan mejor atención de salud y educación a sus hijos” (Jim Yong Kim, 2018). Además, el efecto en la reducción de la violencia, gracias a la autonomía económica que alcanzan las mujeres.

Entonces, es muy oportuna la idea del gobierno nacional de destinar recursos de las regalías con enfoque de género, dirigidos a las mujeres para que ellas sean motor de la reactivación económica del país, desde los departamentos, a través de la vinculación de mujeres al empleo.

Se reconoce que hay una amplia brecha en el acceso al empleo de las mujeres y discriminación salarial, simultáneamente.  El desempleo femenino es del 19 por ciento  frente al de los hombres del 11 por ciento, tasas que fueron mayores en mayo de 2020, en tiempos de pandemia de alta ocurrencia: desempleo femenino del 25.4 por ciento  superior en un 6.8 por ciento al de los hombres, en ese momento. ¡Es gravísimo!

 

INDIRA ORFA TATIANA ROJAS OVIEDO
Correo
tatianarojasoviedo34@gmail.com

Comentarios