La marihuana y la medicina

.

La marihuana para usos médicos sigue siendo controversial, si bien se abre paso cada vez más la posibilidad de su legalización en el entorno de la medicina. La Agencia para el Control de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) es una de las agencias mundiales que mayor seguimiento e interés han mostrado en la aplicación de tratamientos con base en la marihuana. En un informe del 28 de junio pasado, la FDA expone que es entendible el interés de la comunidad médica, de los pacientes y de las familias por recurrir a la marihuana para, por ejemplo, aliviar el dolor de los pacientes con cáncer, con convulsiones o nauseas producidas por la quimioterapia, llamando la atención sobre las consecuencias desconocidas que puede tener su uso.

Se refiere a que recientemente varios estados (Florida, Georgia, Luisiana, Nueva York y Pennsylvania) de los Estados Unidos han aprobado leyes que suprimen las restricciones para usar marihuana como tratamiento médico en una variedad de condiciones. Un número importante de otros estados están considerando aprobar una legislación similar en cuanto al uso medicinal.

La FDA informa que no ha aprobado oficialmente la marihuana como una droga segura y efectiva. La agencia, sin embargo, aprobó un medicamento que contiene una versión sintética de una sustancia que está presente en la planta de marihuana, además de otros fármacos que contienen una sustancia sintética que actúa de manera similar a los compuestos de marihuana pero no está presente en la marihuana como tal.

Aunque la FDA no ha aprobado algún producto de drogas que contienen o derivado de la marihuana cruda, vegetal (botánica), es consciente del considerable interés que existe en relación con su uso para tratar un número de condiciones médicas, incluyendo, por ejemplo, glaucoma, Sida, dolor neuropático, cáncer, esclerosis múltiple, náuseas por la quimioterapia y otros trastornos.

Tanto la agencia norteamericana, como las agencias europeas similares y empresas comerciales trabajan en investigaciones clínicas utilizando fármacos que contienen marihuana cruda, botánica; las investigaciones deben seguir todos los protocolos de seguridad y efectividad que comprueben las garantías necesarias para el paciente.

Examinado desde otro punto de vista, si la marihuana no estuviese dentro del marco de la denominada “guerra contra las drogas”, impuesta desde hace mas de cuatro décadas con las trágicas consecuencias que se conocen, la planta como base de muchos medicamentos estaría siendo comercializada en el mundo entero y, por supuesto, aliviando a muchas personas.

Después de todo, la moderna farmacopea tiene su origen en las plantas. Un ejemplo es la Rawolfia Serpentina, utilizada por milenios en la India y que dio base a uno de los primeros medicamentos hipotensores utilizado por la medicina occidental hasta la segunda década del Siglo XX, también utilizada como tranquilizante e hipnótico, para la demencia senil y como vasodilatador cerebral. ¿Si hubiera existido “guerra contra las drogas” cuando se inició el uso de la Rawolfia Serpentina, como tranquilizante e inductor del sueño, se habría privado a la humanidad de sus beneficios?

PABLO ISAZA M.D.

Comentarios