Relación entre presión alta y demencia

21 Feb 2016 - 5:01am

Relación entre presión alta y demencia

Publicada por
PABLO ISAZA, M.D.
Autor:

La hipertensión arterial, el asesino silencioso, es la enfermedad crónica de mayor prevalencia en el mundo y que más discapacidades y muerte causa. En Colombia más de dos millones de personas mayores de 15 años la padecen. El Tolima es uno de los departamentos que reportan mayores cifras de hipertensión. Los altos niveles de tensión arterial son causa de accidentes cerebrovasculares, infartos del miocardio, insuficiencia renal y ahora se ha comprobado que están ligados a la demencia.

Estudios han evaluado la relación de la presión arterial con la función cognitiva (intelectual) y la demencia. Si bien los resultados no son concluyentes, sí parece existir una relación entre la hipertensión y la demencia. Al evaluar los estudios de personas hipertensas en la edad media los resultados no demuestran una relación concluyente, pero al hacerlo en la personas mayores con presión alta se encuentra una correlación positiva con el deterioro cognitivo. Parece que cuanto mayor es la persona y es más avanzado el proceso de la enfermedad, es mayor el riesgo de demencia.

Hipertensión y deterioro cognitivo están entre las enfermedades más comunes en las sociedades occidentales. La prevalencia de demencia en hipertensos aumenta en dos puntos aproximadamente cada cinco años de edad. Alrededor del uno por ciento en personas de 65 años a más del 50 por ciento en personas de 85 años y más. Lo anterior significa que los hipertensos tienen un alto riesgo entre los 65 y los 85 años de presentar demencia.

Actualmente hay unos 24,3 millones de personas con demencia en todo el mundo y se diagnostican 4,6 millones de casos nuevos por año. El número de personas afectadas se espera se duplique cada veinte años hasta unos 80 millones de casos en todo el mundo en 2040. Estas cifras preocupan a gobiernos y comunidad y requieren de búsqueda de intervenciones terapéuticas efectivas para disminuir la creciente prevalencia.

Es en esta búsqueda en donde se han empezado a desarrollar los estudios sobre hipertensión y demencia. La demencia tipo Alzheimer se da por la presencia de los denominados anillos neurofibrilares y las placas de amilodes que destruyen las células cerebrales. La hipertensión ocasiona infartos isquémicos, falta de sangre que alimente las células nerviosas, lo cual lesiona la materia blanca del cerebro.

Es allí donde probablemente se suceda el fenómeno de relación hipertensión demencia. En estas zonas isquémicas se depositan las placas de amilodes y los ovillos, los cuales destruyen el parénquima cerebral y producen atrofia del cerebro. Estas placas se depositan en lugares estratégicos produciendo amnesia y movimientos involuntarios como es el caso del Parkinson.

En resumen, los estudios iniciados no demuestran una relación consistente entre presión arterial y la demencia en la edad media. Sin embargo, claramente indican que la relación entre la presión arterial al final de la vida y rendimiento cognitivo es real. Una presión arterial en la que la cifra de arriba, la sistólica, es mayor a 180mmHg es una señal de alarma.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.