Los graves efectos del matoneo en niños

15 May 2016 - 5:01am

Los graves efectos del matoneo en niños

Publicada por
PABLO ISAZA, M.D.
Autor:

Una niña de 14 años es objeto de burlas y matoneo por sus compañeras de clase. Sin advertirlo sus padres, entra en depresión. Es encontrada ahorcada con una cuerda en el baño de su casa. Historia que se repite con frecuencia en nuestro medio.

El matoneo (bullying) es una de las peores epidemias del mundo actual, mundo afectado por toda clase de epidemias. Poco estudiada en los países en desarrollo, es objeto de preocupación y estudio en países desarrollados. Se sabe que los niños afectados por matoneo sufrirán desórdenes psiquiátricos en la vida adulta.

En un extenso estudio llevado a cabo por el Dr. André Sourander, MD, PhD de la Universidad de Turku, Finlandia, se buscaron las asociaciones entre el comportamiento intimidatorio a la edad de ocho años y los resultados psiquiátricos adultos a los 29 años.

“Ser una víctima de la intimidación y el matoneo es una experiencia traumática para los niños; el estudio nos demostró que ser víctima de matoneo se asocia con trastornos psiquiátricos, especialmente depresión y ansiedad. Los niños víctimas en los primeros años escolares tiene un factor de riesgo mayor para presentar depresión más adelante. El peor pronóstico fue para los niños frecuentemente acosados y que también fueron expuestos a la intimidación”.

El estudio incluyó 60 mil siete niños nacidos entre enero y diciembre de 1981 y que estuvieran vivos en 1989. Se seleccionó una muestra de cinco mil 34 niños. Se les preguntó si habían sido víctimas de matoneo o si habían intimidado a otros niños. Posteriormente se analizó cuántos de ellos requirieron de tratamiento psiquiátrico a las edades de 16 a 29 años. El estudio se completó a finales de 2009. Un 19% había recibido tratamiento psiquiátrico. Los que habían recibido matoneo con más frecuencia, 23%, fueron objeto de tratamiento psiquiátrico antes de los 29 años. Lo interesante del estudio es que tanto los matones como los expuestos al matoneo presentaron más adelante manifestaciones psiquiátricas. “Los participantes que eran pendencieros e hicieron matoneo tenían un alto riesgo de varios trastornos psiquiátricos que requieren tratamiento en la edad adulta”, manifiestan los investigadores. “Este comportamiento de acoso escolar es una bandera roja”, señalaron. “Hay algo mal, y estos niños necesitan ser evaluados”, agregaron.

Los investigadores subrayan el hecho de que pacientes, maestros y pediatras necesitan ser educados sobre la asociación entre matoneo y trastornos psiquiátricos. “Los responsables de las políticas educativas y de salud deben ser conscientes de la complejidad entre intimidación y trastornos psiquiátricos; es urgente y necesario implementar las intervenciones de prevención y tratamiento. Los niños tienen miedo de ir a la escuela; tienen miedo a confiar en alguien e incluso ocultan el matoneo a sus padres y maestros; no cuentan que están siendo acosados por alguien, porque están asustados por sus vidas”, dice el Dr. Sourander.

Las experiencias traumáticas pueden conducir a trastornos de ansiedad en la edad adulta y a no confiar en nadie porque nadie intervino para protegerlos cuando eran niños. Se puede hacer mucho y a bajo costo. Se requiere de voluntad política para hacer programas de prevención.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.