San Juan el Bautista y las fiestas

19 Jun 2016 - 5:01am

San Juan el Bautista y las fiestas

Publicada por
PABLO ISAZA, M.D.
Autor:

Juan, conocido en el cristianismo como el Bautista, nació a finales del último siglo Antes de Cristo (A.C.) alrededor del año cinco, cerca de Jerusalén, en un lugar de lo que hoy es Palestina. Juan fue un profeta judío que predicó la inminente llegada del Mesías. Durante su vida ganó reconocimiento como profeta; tuvo varios discípulos y bautizó gran número de personas, incluyendo a Jesús de Nazaret, según las escrituras. Los cristianos creen que Juan el Bautista fue el último gran profeta antes de que Jesucristo viniera a la tierra. Fue decapitado alrededor del año 30 de la era después de Cristo (D.C.).

Usualmente la fecha de nacimiento de Juan se celebra el 24 de junio. Era hijo de Zacarías, predicador de la orden de Abijah y Elizabeth, hija del también del predicador Aarón. Según el evangelista Mateo, el Bautista era un hombre fascinante. Comía langostas y miel en el desierto. Multitudes venían a él; sin embargo decía que él no era nada, que la venida del Mesías era todo.

Juan el Bautista fue decapitado durante el reinado de Antipas hijo de Herodes y cuya dinastía gobernaba Judea, Samaria, Galilea, Idumea, Batanea y Peraea.

¿Por qué la celebración el 24 de Junio? El nacimiento de Juan se produce tres meses después de la celebración el 25 de marzo, de la Anunciación, cuando el Ángel Gabriel dijo a María que su prima Isabel estaba en su sexto mes de embarazo, y seis meses antes de la celebración de la Navidad, el nacimiento de Jesús. El propósito de estas fiestas no es celebrar las fechas exactas de estos eventos, sino conmemorar la vinculación de estos dos hechos. La Natividad de Juan Bautista anticipa la fiesta de Navidad.

El nacimiento de Juan el Bautista es una de las festividades más antiguas de la iglesia cristiana. El Concilio de Agde, en el año 506, la incluyó como una de las celebraciones más importantes, un día en el que todos fieles debían asistir a misa y no trabajar.

En el mundo moderno la natividad de San Juan coincide con el solsticio de verano, fiesta pagana celebrada desde la antigüedad. En toda Europa se celebran los “Fuegos de San Juan”. La víspera se hacen pilas de objetos de madera inservibles y se encienden al llegar las 12 de la noche. Se escogen hierbas curativas que se arreglan durante la noche para obtener poderes curativos. En Alemania llaman a estas hierbas Johanneskraut (hierbas de San Juan) y la gente las lleva la iglesia para una bendición especial. En Escandinavia se dice que la noche de San Juan se les permite a brujas y demonios vagar por la tierra. Como en Halloween, los niños hacen rondas y exigen golosinas. Figuras de paja son arrojadas a las llamas, y se hace mucho ruido para ahuyentar a los demonios.

En el Tolima la natividad de San Juan se celebra con las maravillosas Fiestas del Folclor, celebración nacida en 1959 con la finalidad de reafirmar las tradiciones musicales y culturales del departamento.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.