Glifosato tóxico para la salud humana

11 Sep 2016 - 5:01am

Glifosato tóxico para la salud humana

Publicada por
PABLO ISAZA, M.D.
Autor:

El glifosato es el componente básico de un herbicida cuyo nombre comercial es Roundup de la trasnacional Monsanto. El glifosato es el principal ingrediente del Roundup; pero no está solo sino que tiene por acompañantes otros compuestos llamados “ingredientes inertes”. Estos son la polioxietilenamina o tallow y la amina polietoxilada, Poea.

Tanto el glifosato como los ingredientes inertes son tóxicos para la salud humana y animal. La acción perversa del glifosato está documentada por una gran variedad de estudios científicos. Ahora la preocupación se centra en los ingredientes inertes: un nuevo estudio llevado a cabo por un equipo científico de la Universidad de Caen en Francia y liderado por el Doctor Gilles-Eric Seralini ha encontrado que los ingredientes inertes del Roundup ampliaron el efecto tóxico en las células humanas, incluso en concentraciones mucho más diluidas que los utilizados en granjas y jardines.

Utilizado en patios, fincas y parques en todo el mundo, Roundup ha sido por mucho el herbicida más comercializado y vendido. Pero ahora los investigadores han encontrado que uno de los ingredientes inertes de Roundup puede matar a las células humanas, particularmente embrionarias, placentarias y células del cordón umbilical.

Un ingrediente inerte específico, el politoxilato o Poea, fue más letal para las células humanas embrionarias, placentarias y del cordón umbilical que el propio glifosato. Los investigadores se han referido a estos hallazgos como sorprendentes: esto confirma que los llamados “ingredientes inertes” del Roundup en realidad no lo son. Las mezclas disponibles en el mercado podrían causar daño a las células e incluso la muerte.

Los investigadores sospechan que el Roundup puede causar problemas en el embarazo al interferir en la producción hormonal, llevando posiblemente a un desarrollo fetal anormal, bajo peso al nacer o abortos espontáneos.

Por otra parte la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) de los Estados Unidos ya reclasificó los plaguicidas que contienen glifosato como clase II, altamente tóxicos, por ser irritantes para los ojos. La Organización Mundial de la Salud (OMS), describe efectos más serios; en varios estudios con conejos, los ha calificado como “fuertemente” o “extremadamente” irritantes. El ingrediente activo (glifosato) está clasificado como tóxico. Además, el año pasado en Suecia, un equipo científico encontró que la exposición al glifosato es un factor de riesgo para desarrollar en personas un tipo de cáncer, el linfoma no Hodgkin.

En humanos, los síntomas de envenenamiento por glifosato incluyen irritaciones dérmicas y oculares, náuseas y mareos, edema pulmonar, descenso de la presión sanguínea, reacciones alérgicas, dolor abdominal, pérdida masiva de líquido gastrointestinal, vómito, pérdida de conciencia, destrucción de glóbulos rojos, electrocardiogramas anormales y daño o falla renal.

Teniendo en cuenta el uso generalizado de herbicidas a base de glifosato, es prioritario generar conocimientos que permitan tomar decisiones acertadas desde una perspectiva de salud pública. El pasado 20 de marzo la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer (Iarc, por sus sigla en inglés), de la Organización Mundial de la Salud (OMS), anunció que el glifosato es probablemente un agente carcinogénico para humanos.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.