Música y danza al fin de la guerra

15 Ene 2017 - 3:01am

Música y danza al fin de la guerra

Publicada por
PABLO ISAZA, M.D.
Autor:

Según el Centro Nacional para el Trastorno de Estrés Postraumático de los Estados Unidos un evento traumático es algo dramático que ha sucedido en la vida de una persona. El trauma incluye no solo a quien es víctima sino a quien ha sido testigo de hechos violentos. Eventos traumáticos pueden amenazar el sentido de seguridad mental y corporal. Según psicólogos especialistas en danza o baile, estas experiencias negativas deben ser procesadas a través del cuerpo. Avances de la investigación han destacado la importancia de incluir el cuerpo en el tratamiento de cualquier tipo de trauma.

Según la terapista de la danza y el movimiento, Dra. Claire Moore, las sensaciones y acciones que han sido vivencia “pegada” a la mente y el cuerpo en y después de un evento traumático, deben ser liberadas. El Dr. Peter Lovatt, psicólogo del Centro de Psicología del Baile de la Universidad de Hertfordshire, en Reino Unido, manifiesta: “bailar es fundamentalmente instintivo y espontáneo. Y es claro, todos sentimos esas ganas de mover el cuerpo cuando escuchamos alguna melodía que nos gusta”.

En la Primera Guerra Mundial a las 5 de la mañana del 11 de noviembre de 1918, se firmó la paz, armisticio que puso fin a un conflicto de cuatro años con 22 millones de muertos. Espontáneamente miles de personas celebraron la firma de la paz, bailando en las calles, bebiendo champaña, aclamando el armisticio que significó el final de la guerra. En la Segunda Guerra mundial los británicos se volcaron a las calles, bailando y cantando para celebrar la llegada de la paz.

En la reciente guerra civil de Sudán que costo 50 mil muertes el estado del Nilo Azul, lugar que vivió el conflicto, más de siete mil 500 hombres, mujeres, jóvenes y niños se reunieron pacíficamente y con alegría en un día lleno de eventos para establecer la celebración del día Universal de la Paz el 21 de septiembre de 2013. La reunión que tuvo lugar en Damazine, capital del estado del Nilo Azul, se organizó para mejorar la convivencia y participación de las comunidades en los esfuerzos de pacificación del estado.

En la celebración, Gashra Saadaal, mujer víctima del conflicto, manifestó que: “la construcción de la paz a través de la reunión de las comunidades es fundamental; para mí, la palabra paz es una palabra maravillosa, me hace sentir inmediatamente feliz y esperanzada. Hemos estado en guerra desde la década de 1980 y bastantes es bastante! Me encanta la música y el baile.

Para la Dra. Kimmere LaMothe del Radcliffe Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Harvard, “la danza está en uno y en todo el mundo. No hay escape de ella. No se puede decir que no, no y no. Uno se pregunta: ¿Cómo están bailando? ¿Cómo voy a bailar? Y baila.

En conclusión, de acuerdo a la historia universal y a los psicólogos de la danza y el baile, no se puede decir que no a bailar. Así le cueste el puesto.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.