La información en las medicinas vendidas al público

26 Mar 2017 - 3:01am

La información en las medicinas vendidas al público

Publicada por
PABLO ISAZA, M.D.
Autor:

Una de las premisas básicas de los sistemas de salud con calidad y principios éticos es el denominado Conocimiento Informado, por medio del cual el paciente en toda la cadena de su atención es informado de procedimientos que requiere así como su significado, resultados y consecuencias. Es de uso corriente en clínicas, hospitales y consultorios médicos

En el sistema de salud colombiano este principio se rompe en lo que tiene que ver con la información al público de los medicamentos que se expenden en farmacias y droguerías.

En todos los países del mundo, cada medicamento vendido debe estar acompañado según normas internacionales (Organización Mundial de la Salud) y nacionales, por una información en la cual el paciente pueda conocer en detalle lo siguiente: dosificación, modo de administración, efectos y reacciones adversas, contraindicaciones y almacenamiento adecuado del producto. Debe describir alimentos, medicamentos y actividades que el paciente debe evitar mientras está tomando el medicamento, junto con otras precauciones relacionadas. El fabricante de drogas debe explicar los síntomas de reacciones adversas a la droga. Si el paciente enfrenta cualquier riesgo de tolerancia de drogas o dependencia mientras toma el medicamento, la etiqueta debe contener una advertencia.

Esta información obligatoria es lo que se conoce como etiquetado de medicamentos y se refiere a toda la información impresa que acompaña a un medicamento, incluyendo la etiqueta, el envase y el prospecto. El etiquetado es regulado por la administración de alimentos y drogas de la división de comercialización de drogas, publicidad y comunicaciones de la droga de cada país para cada medicamento recetado. En el caso de Colombia la responsabilidad es del Invima que actúa bajo el Ministerio de Salud.

Según la Organización Mundial de la Salud, la no regulación y exigencia del etiquetado lleva a incidentes que han terminado en tragedia, a menudo con los niños como víctimas. Son causados por el uso de medicamentos consumidos sin precauciones e información. El etiquetado y el desplegable es necesario para garantizar la seguridad, eficacia y calidad de medicamentos, así como la exactitud y pertinencia de la información de medicamentos disponible para el público.

La OMS hace énfasis en que la información del medicamento adquirido es de suma importancia. La información debe cumplir con las regulaciones nacionales e internacionales y debe correctamente y claramente transmitir toda la información necesaria. La calidad de la rotulación es muy importante al conocimiento del paciente sobre la calidad del producto y puede tener profundas implicaciones para su uso seguro y el cumplimiento con el régimen prescrito por el médico.

En Colombia cuando se adquiere un medicamento importado, ya sea de México, Costa Rica Chile, Ecuador o de cualquier otro país, el paciente lo primero que encuentra al abrir el producto es el plegable con la información.

En el Sistema de Salud de Colombia el conocimiento informado en cuanto a medicamentos no se cumple. En la feria de medicamentos del país ninguna autoridad lo hace cumplir. Esto no interesa a un sistema comercializado.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.