La muerte de un periodista

11 Jun 2017 - 3:01am

La muerte de un periodista

Publicada por
PABLO ISAZA, M.D.
Autor:

El 14 de junio de 1957 a las 6:50 de la tarde, hace 60 años, fue asesinado el periodista y director del diario Tribuna, Héctor Echeverry Cárdenas, en la carrera Cuarta con calle 12 esquina, frente a la casa 11-104 de Ibagué, lugar donde funcionaba el diario. La autopsia, hecha por dos eminentes médicos, reveló cuatro heridas por arma de fuego, la primera superficial en el lado derecho del cuello de seis cmts. que no revestía carácter mortal; una segunda herida en el antebrazo derecho y una tercera en el brazo derecho, ambas sin consecuencias mortales, y una cuartea herida penetrante que interesó partes vitales del cerebro del que se extrajeron esquirlas de arma de fuego.

Un niño de 12 años que pedía limosna frente al sitio del asesinato fue testigo presencial. Más tarde diría que vio cuando un hombre, con sombrero que le tapaba la cara, se bajó de un jeep de placa azul, disparó, subió de prisa al vehículo y huyó por la carrera Cuarta hacia abajo. En la misma forma se expresó otro muchacho de 15 años, quien repartía pan de la panadería Mallorquina y bajaba por la carrera Cuarta entre las calles 12 y 13.

En los bolsillos de su saco se encontraron un borrador de carta dirigida a Alberto Lleras Camargo, director del Partido Liberal, y una lista de nombres encabezada por Rafael Parga Cortes, líder del partido liberal del Tolima.

El medico Eduardo de León, quien tenía su consultorio en la carrera Cuarta en la esquina de la calle 12, fue alertado por el joven Germán Devis de que algo grave había sucedido. De León salió del consultorio t se dirigió al sito a donde yacía el cuerpo de Echeverry Cárdenas, confirmando que había fallecido como consecuencia de una herida en el cráneo.

Echeverry Cárdenas fue una víctima más de la violencia bipartidista (liberal/conservadora) que tuvo su mayor intensidad entre 1948 y 1964. Oriundo de Filadelfia, Caldas, había desarrollado su carrera periodística en Ibagué y fundó en 1950 Tribuna, que además tuvo los nombres Tribuna Gaitanista y Tribuna Liberal. Fue periodista combativo y denunció en más de una ocasión la violencia desatada en el Departamento. Señalaba al Servicio de Inteligencia Colombiano (SIC) como protagonista de crímenes nunca esclarecidos. En una entrevista otorgada al Dr. Felipe Salazar Santos, quien fue el magistrado investigador del crimen, en 1973, 16 años después, narra cómo unos días antes del asesinato este había leído una carta confidencial que había recibido de un exagente del SIC que describía las torturas y atrocidades cometidas en los calabozos del SIC en Bogotá.

El crimen quedó impune. En un proceso que demoró años, las pistas iniciales, que parecían ser las más evidentes, se fueron desvaneciendo.

Héctor Echeverry Cárdenas fue un excelente periodista. Murió a los 42 años, cuando mucho más podía aportar al periodismo del Tolima.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.