Novedades en salud pública

25 Jun 2017 - 3:01am

Novedades en salud pública

Publicada por
PABLO ISAZA, M.D.
Autor:

-Estudios recientes han mostrado que vivir cerca de carreteras principales conlleva alguna relación entre la incidencia de demencia, enfermedad de Párkinson y esclerosis múltiple. Se presume que el enlace entre esa proximidad y la incidencia de demencia podría ser en parte debido a la exposición a gasolina con plomo.

Una revisión de estudios desde 2006 concluyó que existe asociación entre la exposición acumulativa a gasolina con plomo por adultos con promedio de 67,4 años que han vivido frente a vías principales y una tasa de disminución en la función cognitiva. Ésta se relaciona con la inteligencia, la memoria y sus procesos. Las mediciones de acumulación de gasolina con plomo se hicieron valorando los niveles de plomo en el hueso. Se sabe que el plomo puede cruzar la barrera de la circulación de la sangre en el cerebro.

-¿La marihuana medicinal ayudaría a quienes viven con enfermedades pulmonares crónicas como la Epoc y la Fibrosis Pulmonar? Según investigadores del Instituto del Pulmón, de la Universidad de Temple, EE.UU., la marihuana medicinal es útil en la reducción de la inflamación, mejoría del sueño, alivio del dolor, apoyo al sistema inmunológico y reducción de la flema en las enfermedades pulmonares. Es conocido, sin embargo, que uno de los graves problemas de quien padece enfermedad pulmonar es fumar cigarrillo o marihuana. Sin embargo, existen otras alternativas: muchas personas que ya no fuman pero quieren obtener los beneficios de la marihuana medicinal optan por ingerir el producto a través de artículos comestibles como galletas, brownies o caramelos. También vaporizando la marihuana. El cannabis se calienta a una temperatura baja de tal manera que se liberen los ingredientes activos en el vapor que luego se inhalan.

-La dieta mediterránea, rica en alimentos de origen vegetal, se asocia con varios beneficios para la salud, incluyendo menor incidencia de demencia y enfermedad de Alzhéimer. Ahora, investigadores de la Lewis Katz Escuela de Medicina en la Universidad de Temple, identificaron un ingrediente específico que blinda contra el deterioro cognitivo: aceite de oliva extravirgen, un componente importante de la dieta mediterránea. En un estudio publicado en la revista de los Anales de Clínica y Neurología Aplicada, los investigadores muestran que su consumo protege la memoria y la capacidad de aprendizaje y reduce la formación de placas Beta Amiloide y ovillos neurofibrilares en el cerebro que producen el Alzhéimer.

El equipo identificó los mecanismos de los efectos protectores del aceite de oliva extra virgen. Se encontró que el aceite reduce la inflamación del cerebro y lo más importante, activa un proceso conocido como “autofagia”, por el que las células descomponen y limpian desechos dentro de ellas y toxinas como las placas Amiloide causantes del Alzhéimer.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.