El día Internacional de los Pueblos Indígenas y la Nación Pijao

13 Ago 2017 - 3:01am

El día Internacional de los Pueblos Indígenas y la Nación Pijao

Publicada por
PABLO ISAZA, M.D.
Autor:

El pasado 9 de agosto se celebró el día Internacional de los Pueblos Indígenas, conmemoración aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1994.

En esta fecha es forzoso traer a la memoria la Nación Pijao uno de los grupos indígenas más altivo y valiente de toda la América invadida por el español.

Crónicas de los conquistadores, especialmente religiosos, rescatan, a pesar de muchas mentiras y exageraciones, las principales características de este grupo étnico perteneciente posiblemente a los grupos Karib (caribes).

Fray Pedro Simón describe en 1607 la geografía de la Nación Pijao así: “río Coello, Ibagué y zonas al sur dé una línea imaginaria trazada desde esta ciudad a la de Cartago, con excepción de la tribu Combeima, asentada algo más al norte, en las cercanías de Ibagué. Por el sur la frontera era el río Páez y una línea tendida hacia el Puracé.

“Por el este el río Magdalena, comprendido entre las desembocaduras de sus afluentes Coello y Saldaña, y luego este último hasta su confluencia con el Páez. En la región occidental el límite Pijao era la estribación de la cordillera, entonces perteneciente a la Gobernación de Popayán, desde Cartago a Caloto”.

Demográficamente no es posible saber cuántos eran los pijaos pues cada cronista trae una cifra diferente que va de 700 mil hasta 500 mil. Los españoles exageraban el número de pijaos que enfrentaban para magnificar sus hazañas y lograr apoyo de la corona.

Lucas Fernández de Piedrahita los estima en 600 mil entre pijaos, omaguas y paeces. La Nación Pijao estaba compuesta por 78 grupos o tribus. Según el mismo cronista “su habitación era en palmas copadas y otros semejantes árboles de aquellos sitios, a donde a manera de alarbes mudaban por parcialidades después de lograr las cementeras que hacían entre lo más fragoso de las montañas”.

La Nación Pijao enfrentó al conquistador por más de 70 años a pesar de las armas y destrezas que este tenía. La crueldad y codicia eran las características del español; venían de las guerras de invasión por parte de España a países europeos. Se les permitía la violación y el pillaje.

En 1527 el ejército español asaltó Roma saqueándola. Años después, el Papa Paulo IV, en 1557, se refirió a los españoles como, “herejes, malditos de Dios, semen de judíos y moros, excremento de la humanidad”. Algunos invasores a la Nación Pijao venían de estas guerras.

La Nación Pijao fue exterminada para el año 1611. Quedaron testimonios de valor y altivez. Pedro Ordóñez de Ceballos en su obra “Viajes del Mundo” los exalta por su valentía “indios pixaos, tairona y arauacos que son las tres naciones de las gentes más valientes de la India y digo que si tuvieran nuestro proceder y saber y pelearan con nuestra armas, que podían competir con todas las naciones del mundo, aunque faltándoles esto, y sobre todo a Dios, no hay que subirlos”.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.