Colegio de San Simón, seminario o cuartel

2 Sep 2018 - 3:01am

Colegio de San Simón, seminario o cuartel

Publicada por
PABLO ISAZA, M.D
Autor:

El Colegio de San Simón, orgullo del Tolima, nació con la República. Fue fundado por el general Francisco de Paula Santander en 1822. Padeció las convulsiones del Siglo XIX pero siempre se sobrepuso a ellas, fue cuna de la cultura y precursor de instituciones como el Conservatorio de Música de Ibagué. Quien esta columna escribe se graduó de bachiller en San Simón y por circunstancias especiales, como la publicación de la historia del colegio en dos tomos, tuvo la oportunidad de escudriñar algunos hechos curiosos que revelan características del colegio en épocas pasadas.

Pero veamos las curiosidades: En 1873 estuvo a punto de convertirse en seminario; en efecto, la Asamblea del Estado Soberano del Tolima expidió el siguiente decreto: “Art. 1º. El Poder Ejecutivo gestionará cerca de la Santa Sede, de la manera que crea conveniente, la creación de un Obispado que comprenda en su Jurisdicción todo el territorio del Tolima, pudiendo ofrecer el Colegio de San Simón de Ibagué para establecer el Seminario de la Diócesis. Art. 2º. El Poder Ejecutivo solicitará del Metropolitano y de su Señoría Ilustrísima el Obispo de la Diócesis de Popayán, con todo el respeto e interés debido, coadyuven de la manera más eficaz la gestión de qué trata el artículo primero. Dado en el Guamo, a catorce de octubre de 1873. El presidente de la Asamblea, Joaquín Posada Gutiérrez. El secretario, Mirtiliano Sicard”.

En 1890, quizás previendo las cercanías de una guerra civil, se estableció la Cátedra de Infantería en el colegio. Según el comunicado, “Decreto 104 del 27 de septiembre de 1890 por el cual se hace un nombramiento. El Gobernador del Tolima Decreta: Artículo Único: Con anterioridad al primero del presente mes, nombrase catedrático de la Cátedra de Infantería en el Colegio de San Simón, al comandante Juan Narváez. Comuníquese y cúmplase. Manuel Casabianca. El Secretario. José I. Camacho”.

En 1887 se nombra el profesor de la Academia de Música. “Bajo la dirección del hábil profesor Temístocles Vargas, se abrirá un establecimiento con este nombre, el día 20 del presente; se recibirán 15 alumnos, prefiriendo a los que en el año anterior hicieron el curso de música en el Colegio de San Simón.”

El menú de los alumnos internos: Contrato de 3 de diciembre de 1872. Contratista: ” la alimentación que ofrezco constará de almuerzo, comida y merienda: el almuerzo se compondrá de un plato de sopa, otro de frito con carne y una taza de café con leche, o agua de panela; la comida se compondrá de un plato de sopa, otro de principio, puchero u olla, otro de arroz y otro de dulce, y la merienda será un pocillo de chocolate con su correspondiente pan de trigo o de maíz y, últimamente dulce”.

La alimentación no era la mejor, pero por los menos no existía la corrupción de la alimentación escolar actual. No se robaban los corruptos el pan de maíz como lo hacen hoy.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.