Microsueño y accidentes de tránsito

30 Dic 2018 - 3:01am

Microsueño y accidentes de tránsito

Publicada por
PABLO ISAZA, M.D.
Autor:

Desafortunados accidentes de tránsito han cobrado la vida de personas, atribuidos supuestamente al fenómeno denominado “microsueño”. Los microsueños son episodios breves e involuntarios de pérdida de atención asociados con eventos tales como una mirada en blanco, ruidos en la cabeza y cierre prolongado de ojos que pueden ocurrir cuando una persona está fatigada, pero trata de permanecer despierta para realizar una tarea monótona como conducir un automóvil o mirar la pantalla de una computadora. Los episodios de microsueño duran de una fracción de segundo a dos minutos, y a menudo la persona no es consciente de que se ha producido un microsueño. De hecho, los microsueños a menudo ocurren cuando los ojos de una persona están abiertos.

Mientras está en un microsueño, una persona no responde a la información externa. Por ejemplo, no verá una luz roja ni notará que la carretera ha tomado una curva, por lo que este fenómeno es de particular gravedad para quien maneja y para las autoridades Del mismo modo, durante un microsueño, es posible que el piloto no se dé cuenta de que hay luces de alarma parpadeantes en el tablero de su vehículo. Nadie sabe el momento exacto en que el sueño se apodera de su cuerpo. Quedarse dormido al volante es claramente peligroso, pero tener sueño afecta su capacidad para conducir incluso si no se queda dormido.

¿Cuándo se producen los microsueños? Los microsueños son más probables de ocurrir en ciertos momentos del día cuando el cuerpo está programado para dormir, como antes del amanecer y a media tarde. Los períodos de microsueño se vuelven más frecuentes con la deuda acumulada de sueño. En otras palabras, mientras más falta de sueño tenga una persona, mayor será la probabilidad de que ocurra un episodio de microsueño. ¿Qué causa el microsueño? El microsueño puede ocurrirle a cualquiera, pero las personas con mayor riesgo son aquellas que se ven privadas de sueño, que tiene déficit de dormir, o que han estado realizando una tarea monótona durante un período de tiempo prolongado, como conducir o realizar trabajos repetitivos. En nuestro medio, desafortunadamente carente de una cultura de salud preventiva, es frecuente saber después de un accidente por posible microsueño que la persona solo durmió una poca hora antes de viajar o lo que es peor estaba “enguayabado” o bajo efectos del alcohol.

¿Como evitar el microsueño? Señales de advertencia. Si usted tiene cualquiera de las siguientes señales de advertencia mientras conduce, corre el riesgo de tener un microsueño al volante y tiene que parar a descansar: Bostezar. Mala concentración. Ojos cansados o adoloridos. Inquietud. Somnolencia.

Reacciones lentas. Aburrimiento. Sentirse irritable. No controlar la dirección. Saltarse las señales de tráfico. Tener dificultad para permanecer en el carril indicado. Conducir después de haber dormido menos de siete horas en un período de veinticuatro horas está asociado con un riesgo elevado de microsueño y accidente. El riesgo es mayor para los conductores que han dormido menos de cuatro horas.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.