No les gustó el resultado, pero: a propósito del ICD 2022

El gobernador Ricardo Orozco viajó a Armenia a conocer los resultados del Índice Departamental de Competitividad en una clara demostración de que le interesa este tema y que esperaba buenas noticias, sin embargo, los resultados entregados para el Tolima no fueron los esperados.
PUBLICIDAD

El Tolima se mantuvo en el puesto 11, la variación en su puntaje fue mínima, solo 0,04 puntos, y los otros departamentos que se encuentran junto a él en el escalafón tampoco tuvieron mayores modificaciones.

Existe un bloque de departamentos que se ubican entre el puesto 7 y 12, con un rango de puntaje entre 5 y 6 (de 10) en donde se encuentra el Tolima. Junto a nuestro departamento están Quindío, Cundinamarca, Boyacá, Bolívar y Huila. El Tolima está más cerca de los 5 puntos que de los 6. Caldas se mantiene por unas pocas décimas por encima de los 6 puntos, por encima están Antioquia, Santander, Risaralda, Atlántico y Valle del Cauca.

Como todos los rankings, la evaluación se hace bajo los mismos parámetros y con las mismas variables para todos, para aumentar de manera importante el puntaje o subir varios puestos se necesita mejorar el desempeño en muchas variables. Además, no se puede olvidar que ningún departamento está quieto, todos trabajan para mejorar. Así las cosas, mejorar en un par de variables no modificará la tendencia.

Siendo totalmente honestos, ¿hemos realizado algún hecho disruptivo que modifique la tendencia que trae el departamento?; no lo hemos hecho. La agenda regional de competitividad planteada se quedó en el diseño, los proyectos allí especificados no despegan, inclusive, muchos aún están por formularse. El año pasado se presentó con bombos y platillos los resultados de una consultoría contratada por la Cámara de Comercio de Ibagué para mejorar las brechas encontradas en los diferentes pilares y subpilares, ¿se está implementando?; no se está haciendo. Entonces, ¿cómo queremos mejorar nuestro desempeño?

Si se desea mejorar la competitividad y de paso el índice en el corto plazo, el departamento debe trabajar de manera focalizada en aquellas variables con puntajes bajos en donde estamos muy abajo del escalafón y en los que podría mejorarse el desempeño rápidamente.

Por ejemplo, gestión y transparencia de regalías, y gobierno digital para el Estado, variables que dependen directamente del trabajo del gobierno departamental. También puede mejorarse la inversión en salud pública e inversión en calidad de la educación básica y media. Los formuladores de política pública tienen que revisar qué están haciendo los otros departamentos y proponer inversiones y metas superiores a las de ellos.

Si se va a trabajar por mejorar la competitividad debe seguirse la receta del índice, las variables que allí aparecen no son en vano. La Gerencia de la Comisión Regional de Competitividad debería realizar una lista de chequeo con cada variable, revisar posibles actores y plantear una ruta de acción disruptiva, es decir, que sea realmente transformadora y de impacto.   

JAIME EDUARDO REYES

Comentarios