Tierra, competitividad y mercados

Habiendo establecido que hay más tierra en ganadería que en agricultura, aunque no tanta como se afirma y no por capricho, sino por falta de condiciones productivas para la agricultura, cabe reseñar esas condiciones ausentes, que afectan la competitividad y el acceso al mercado, ese conjunto de personas que comprarían nuestro producto por su disponibilidad, calidad y precio, por su poca afectación al ambiente y, tratándose de alimentos, porque su inocuidad. En suma, porque es competitivo.

Tierra y pobreza rural

¿Es la relativa concentración de la tierra la causa de la pobreza rural? Es mi tema anunciado y, para responder, desmenuzo la pregunta. ¿Hay concentración de tierra? Sí la hay, y en todo el mundo. Solo así es posible alimentar a 8.000 millones de personas, aunque, según la FAO, “Entre 702 y 828 millones enfrentaron hambre en 2021”, es decir, el 10 % de la población, un porcentaje que no es mayor por la productividad de una relativa concentración.

El debate sobre el GINI

El coeficiente GINI es una herramienta estadística que mide la desigualdad en la distribución de algo entre una población, ya sea el ingreso o la riqueza, y en el caso de la tierra, ha sido usado para sostener que en Colombia está concentrada en pocas manos.

¿Ganadería vs. Agricultura?

A raíz de la anunciada reforma agraria, resurge la narrativa de que la ganadería “le quita” tierra a la agricultura. Se condena que la tierra fértil se use en ganadería de pastoreo, en lugar de producir alimentos, como si la carne y la leche no lo fueran; un sesgo inaceptable, sobre todo cuando se produce a partir de costosos pastos mejorados que deben sembrarse, regarse y abonarse como cualquier cultivo.

¿Nuevos vientos para el campo?

Soplan nuevos vientos para el campo, aunque no sabemos si serán borrascosos o si impulsarán las pesadas aspas del desarrollo rural. Gustavo Petro es el presidente electo y gobernará de acuerdo a sus motivaciones de izquierda, pero, aun así, ha convocado a la concertación desde su propuesta de convertir al país en potencia productora de alimentos. Quién quita, entonces, que un gobierno de izquierda sí tenga la voluntad política para recuperar el campo, con acciones que deberán ceñirse a la Constitución y la Ley.

¿Nuevos vientos para el campo?

Soplan nuevos vientos para el campo, aunque no sabemos si serán borrascosos o si impulsarán las pesadas aspas del desarrollo rural. Gustavo Petro es el presidente electo y gobernará de acuerdo a sus motivaciones de izquierda, pero, aun así, ha convocado a la concertación desde su propuesta de convertir al país en potencia productora de alimentos. Quién quita, entonces, que un gobierno de izquierda sí tenga la voluntad política para recuperar el campo, con acciones que deberán ceñirse a la Constitución y la Ley.

La ambivalente verdad

Inquieta la cuota inicial del Informe a plazos de la Comisión de la Verdad, que en sus primeros capítulos ya deja ver a las víctimas de las Farc como menos víctimas y a la Fuerza Pública más culpable que los culpables.

“A la gente hay que creerle”

El 20 de junio el país amaneció por primera vez con presidente de izquierda, decisión electoral que debe ser acatada, pues los demócratas no podemos serlo solo cuando el dictamen de la democracia nos favorece.

Para los indecisos

Mi voto por Rodolfo Hernández ya está cantado, pero hoy intento convencer a quienes aún no logran distinguir la verdad de la mentira que atiborra las redes, para decidir frente a una disyuntiva sin antecedentes: democracia y libertad con Hernández; socialismo y dictadura con Petro.

Peor…, imposible

Roy Barreras fue galanista de corazón, estuvo de corazón en Cambio Radical, de donde fue expulsado por deslealtad. Fue uribista de corazón, pero hoy proclama infamemente “la destrucción del uribismo”, y claro, fue santista de corazón y hoy petrista de corazón.