Se abren las puertas para crecer en Europa

La exención de la visa Schengen abrió un nuevo capítulo en la relación bilateral entre Colombia y la Unión Europea, ratificando la confianza mutua y el potencial para seguir aumentando el intercambio comercial.

Se ahorrará en tiempos y recursos, lo que facilitará la interacción con los compradores europeos para la realización de nuevos negocios y el seguimiento de los que están en camino.

El banderazo inicial fue el Acuerdo Comercial de 2013. Además de impulsar las exportaciones no mineras, haciéndolas crecer un 20.6% en 2014, animó a nuevas empresas a traspasar hacia las fronteras europeas. En total son 523 empresas las que exportaron por primera vez a ese mercado de sectores como el de confecciones, maquinaria industrial y flores frescas.

Llegan también con nuevos productos. Hasta marzo de este año han sido 322 los productos exportados que no llegaban antes, entre ellos melaza de caña, licores de anís, caucho, camisones y pijamas de algodón, y chalecos de punto.

Este año, por ejemplo, Colombia logró la exportación de 50 toneladas de cacao en grano a Alemania, gracias a una cita de negocio en uno de los encuentros comerciales que organiza ProColombia.

En 2014 Novocampo, una empresa de Bogotá exportó 1.200 toneladas de fruta exótica a países como Holanda, Francia, Alemania y Suiza. Sus ventas de uchuva, granadilla, gulupa, y pitahaya, entre otras, le permitió aumentar su pie de fuerza de 10 empleados a 150.

Desde el departamento de Risaralda, Alpaca pasó de enviar a Suiza 45 mil pares de zapatos en 2011 a 65 mil en 2014.

La facilidad de viajar hasta por 90 días sin necesidad de visa facilitará a los empresarios nacionales el contacto con sus clientes en el viejo continente e incrementar las ventas.

Para ello es importante tener en mente que el mercado europeo responde a los productos que se diferencien, la tendencia de comercio justo y de respeto por el medio ambiente.

Igual de importante es ajustarse a la cultura de negocios. Al ser un gran bloque compuesto por varias culturas, idiomas y costumbres es fundamental tener información precisa del país con el que se va a generar la negociación.

En general, los empresarios europeos son tradicionalistas y guardan lealtad a sus proveedores, con quienes buscan relaciones a largo plazo. Asimismo, son exigentes de las normas, regulaciones, y de las buenas prácticas empresariales, buscan respuestas rápidas y acostumbran a pedir entregas oportunas de los productos.

Desde ProColombia identificamos servicios con potencial como el desarrollo de animación digital, aplicaciones móviles, videojuegos y software, así como BPO y turismo de salud.

Es un mercado exigente con más de 500 millones de clientes con alto poder adquisitivo que buscan lo que Colombia ofrece. Es un destino en donde hay posibilidades de seguir creciendo a través de las exportaciones.

(*) Presidenta de ProColombia

Comentarios