El proceso de paz y la crisis en que este se encuentra

El Señor Presidente está ante una situación muy complicada, tiene que tener en cuenta a la clase económica de la cual forma parte, a la comunidad internacional, a las fuerzas armadas, a los políticos que están a su favor, a los que están en su contra, a los medios de comunicación, a la opinión pública en general y desde luego a la guerrilla misma.

No es fácil lo que tiene que decidir día a día respecto de los altos y los bajos que afectan el proceso. Con todo respeto considero que no lo están haciendo bien, ni el importante funcionario, ni los que lo rodean. Desde el punto de vista de un ciudadano común y corriente como lo soy yo, sin tener toda la información que sí maneja El Señor Presidente, tengo para decir que no tiene sentido seguir como están las cosas, no importa que se haya pactado adelantar las negociaciones en medio de la guerra, eso hay que modificarlo y con carácter urgente. No hay más remedio que acudir a una formula distinta, en ese sentido propongo: se debe concentrar a la guerrilla en por lo menos tres grupos y eso fuera de las fronteras de Colombia.

Como es lógico no se pude hacer en el territorio colombiano dada la experiencia que ya tenemos con lo que nos pasó en el Caguán. Una tanda en Venezuela, en donde todos sabemos que ya hay muchos dirigentes protegidos, en este caso acogiendo a un grupo importante de guerrilleros rasos.

Una tanda en Ecuador, en donde también hay muchos dirigentes. Otro grupo, el más grande, en Brasil, en donde desde luego ya hay un número alto de dirigentes y guerrilleros rasos dado la vecindad con la selva nuestra. Los tres países en comento son amigos de Colombia, de su pueblo y de su gobierno. Tienen buenas relaciones con los dirigentes de la guerrilla y son vecinos. El lugar, las reglas y la práctica desde luego tienen que contar con el aval de esos países, de nuestro gobierno, de la comunidad internacional que ha estado apoyando el proceso y como es natural de la guerrilla.

Se debe hablar de las armas al entrar y al regresar de esos países. El costo queda en manos de la guerrilla, la cual tiene una capacidad muy grande puesto que se trata de una organización narcotraficante. Por cuenta de cada uno de esos países amigos considerando su propuesta de apoyo. Una parte por los países que tienen capacidad económica y que han ofrecido su respaldo. Como es lógico por el gobierno. No se puede seguir como estamos, con un comportamiento carente de lógica por parte de la guerrilla y del gobierno.

Especialmente tengo para decir que utilizar la aviación contra la guerrilla con la cual está negociando en La Habana, es como mínimo absurdo. El Ejército y la aviación se pueden y deben utilizar contra los grupos que no están negociando con el gobierno. Eso incluye a los guerrilleros de las Farc que no acepten estar en los lugares de concentración que se acuerden y los que violen esos compromisos. El proceso deberá de ser rediseñado en todos sus parte y eso incluyendo los protocolos.

No tiene presentación que los líderes estén en La Habana, en Venezuela, en Ecuador y en Brasil sin riesgo alguno, mientras los guerrilleros rasos están en la selva esperando que la aviación los mate sin consideración alguna. Ya estando los guerrilleros en los países amigos, bajo reglas claras, no hay que correr con la negociación, por lo menos no tanto como hoy en día bajo las circunstancias actuales. Hay que agilizar y no atropellar porque no se está hablando de cualquier cosa. Apliquemos aquello de que del afán no queda sino el cansancio.

Comentarios