El proceso de paz y la crisis en que está II

2 Jul 2015 - 5:01am

El proceso de paz y la crisis en que está II

Publicada por
CESAR TULIO LASERNA RUIZ
Autor:

@lasernar1

El Presidente al parecer está realizando un buen trabajo, dentro de lo que el sistema vigente se lo permite, de conformidad con su ideología, con sus intereses de clase, eso especialmente en infraestructura y en las relaciones internacionales. Eso sí, vale decirlo, maneja más las estadísticas que la realidad que todos vemos en la calle. Respecto del proceso de paz, me ratifico en lo que ya he dicho en otras columnas, no lo está haciendo bien. Eso es lo que uno puede entender si consideramos lo siguiente: 1. Decidió iniciar el proceso de paz en medio del conflicto para evitar la oposición de las fuerzas armadas y de los partidos de centroderecha. Eso no era práctico, en todo caso no tiene sentido hoy. 2. Cuando las Farc secuestraron a un general activo, se levantó de la mesa hasta que la guerrilla lo devolviera vivo, lo hizo ante la presión de la cúpula militar. Se trató de un error del general y su secuestro fue un acto de guerra contra un enemigo directo de los guerrilleros.

Era de esperarse la determinación del Presidente. 3. Cuando se dio una masacre contra 14 soldados en Cauca, sin estudiar el caso, sin aplicar los protocolos mínimos, decidió reiniciar los bombardeos demostrando falta de manejo de la crisis. A los pocos días, el señor Presidente reconoció que se trató de un error militar, el cual todos teníamos claro desde el principio. Con todo, al darse cuenta de lo que había pasado, no ordenó suspender los bombardeos en comento. Eso es falta de entender y resolver un asunto como debe ser. Lo de la masacre no fue suficiente para ordenar que los negociadores se levantaran de la mesa. Eso fue adecuado teniendo en cuenta el errar del ejército. 4. Los guerrilleros rompieron la tregua unilateral ante la reacción equivocada aludida, esto es ante la reanudación de los bombardeos, eso llevó a que estos iniciaran una escalada de actos de terrorismo, los mismos que en su mayoría afectan a la población civil y tiene más que ver con sus actividades dedicadas al narcotráfico. Para el alto funcionario se trató de un acto de guerra común y no hay qué decir dado que está pactado que el proceso se desarrolle en medio del conflicto. Deja el Presidente de lado que una cosa es el conflicto propiamente dicho, otra cosa muy distinta es el terrorismo que afecta a los campesinos y al medio ambiente. No se levantó de la mesa y simplemente suplico que se agilizara el proceso.

Eso no fue lo correcto, hay que demostrar más autoridad.5 Se dio lo de Tumaco, que fue igualmente muy grave, estando en Bogotá dio a entender que estaba pensando en la tregua bilateral, cuando viajó al lugar de los hechos, vio de primera mano lo ocurrido, en ese momento fue duro en su pronunciamiento, pero más sin embargo no ordeno levantarse de la mesa. Eso no fue lo apropiado. El Procurador solicitó que se dé una advertencia a la guerrilla y el Presidente nada ha dicho al respecto.Con los actos de terrorismos la guerrilla juega a cuatro bandas: a) contra Ecopetrol, b)los que transportan el crudo, c) los campesinos que cambian sus cultivos de coca por los tradicionales y d) de paso presionan a un presidente que quiere el nobel de paz sí o sí. Lo que busca el presidente es pasar a la historia sin importar otras consideraciones y eso es muy peligroso para Colombia. Proceso de paz sí, pero bajo control y con los guerrilleros en los países vecinos con protección internacional.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.