Brasil: ad portas de un gobierno de izquierda

El pasado domingo se llevaron a cabo en Brasil las elecciones para presidente, vicepresidente, gobernadores y otros cargos de elección popular. Ninguno de los candidatos a la presidencia obtuvo más del 50 %, situación que lleva a la programación de una segunda vuelta el próximo 30 de octubre, Luiz Inácio da Silva del Partido de los Trabajadores alcanzó un 48.4% de los votos y Jair Messias Bolsonaro, actual presidente llegó al 43.2 %. La diferencia entre los dos fue de más de cinco millones de votantes. Bolsonaro obtuvo nueve gobernaciones, mientras Lula cinco. Los restantes candidatos también deberán ir a segunda vuelta.
PUBLICIDAD

 

Lula da Silva ya había sido presidente desde el 1º. De enero de 2003 hasta el 31 de diciembre de 2010. “Fue condenado, por supuesta corrupción a 17 años y luego de una lucha jurídica, El 7 de noviembre de 2019, la Corte Suprema de Brasil decidió que el encarcelamiento de Lula da Silva fue inconstitucional y ordenó liberarlo”. La historia laboral de este líder de izquierda comienza desde muy niño donde ejerce distintos oficios como limpiabotas, vendedor ambulante, recadero, hasta que se profesionalizó como tornero mecánico y se inició como líder sindical hasta llegar a la presidencia del Brasil, donde adelantó un gobierno social, con importantes reformas que impulsaron la economía y le dieron reconocimiento internacional.

Su contrincante representa la expresión de una derecha recalcitrante que “aborrece el comunismo, las políticas de igualdad de género” y posee una mentalidad paranoica que lo ha llevado a grandes enfrentamientos. Su pasado y disciplina como militar lo proyecta abiertamente en las actividades políticas y, según su biógrafa Carol Pires: “Fue un mal militar, un mal diputado y un mal presidente”. Ha tratado de crear una red internacional de partidos de derecha, para ello: “impulsó la realización de “La Cúpula Conservadora das las Américas” celebrada en diciembre de 2018, en Foz de Iguazú” y en las cuales pretendieron trazar líneas políticas para derrotar las expresiones de la izquierda. Recordemos que por Colombia asistió el expresidente Álvaro Uribe Vélez y en su intervención afirmó: “Pedimos a Dios que Bolsonaro tenga todo el éxito. Lo necesita Brasil, pero más lo necesita esta América Latina para tener referencia de un gran gobierno”.

La actual presidencia de Bolsonaro ha sido un fracaso. Para citar solo dos ejemplos: la economía y la negativa gestión de la pandemia del COVID-19, del que dijo: “es apenas una pequeña gripa”, pero esta gripa les costó a los brasileños más de 680 mil muertos, en especial por la demora en la adquisición de vacunas. “Las vacunas son solo obligatorias para los perros” dijo en otra ocasión.

Solo se espera que este 30 de octubre, de nuevo Lula llegue al poder.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library

LIBARDO VARGAS CELEMÍN
Correo
lcelemin2@gmail.com

Comentarios