El recuerdo de un irrepetible tolimense

Al recordar a aquel “enfant terrible” de la política nacional, Alfonso Palacio Rudas, un coterráneo que por igual se ocupó del pasado, como en efecto lo hizo, asumiendo la defensa a ultranza de la obra de gobierno de Alfonso López ,“el viejo”, y de su partido, el Liberal en al cual militó y siempre se desveló por su presente y mantuvo procelosa vigilia, soñando despierto sobre el futuro.

Algunas reflexiones para iniciar el año

“No ha mucho tiempo…”, Ibagué era una pequeña ciudad en la que se podía vivir con carencias, pero de modo apacible y sin sobresaltos.

Deportes Tolima: una derrota y una enseñanza

Como es bien sabido, la Semiótica, también conocida como Semiología –del griego “Semeion” que significa signo, o teoría de los signos, es la disciplina científica destinada a estudiar la significación, incluso de los actos humanos, y comprender cómo se articulan sus procesos, lo cual conduce hacia la teoría del conocimiento partiendo en este ámbito de la premisa que todo tiene un significado que debe ser comprendido en su verdadera dimensión para obtener una buena y eficaz inteligencia, ayudándonos de manera profunda a nuestra comunicación y a las interacciones que establecemos, así como algunos a comprender elementos de los contextos en donde nos desarrollamos.

Tiempos de paz, tiempos de amor

Una vez más se nos vinieron encima las fechas de conmemoración de la navidad y las del año que concluye y el que se inicia, y los colombianos, al igual que los millones de habitantes de este contaminado planeta, presurosos salimos a echar mano de cualquier medio de comunicación que se encuentre a nuestro alcance, desde el secular correo, hasta el moderno celular o las “tic’s” para circular los más emotivos mensajes de "Paz y Amor” evitando en ellos cualquier expresión que denote falta de cordialidad o afecto, todo refrendado por apretados abrazos por doquier, en medio de multicolores luces, alegres músicas, sonoros repiques de campana, esperanzadoras voces y cánticos de reconciliación, como prolegómeno de los propósitos de enmienda y cambio de comportamiento futuro, que hacemos frente al Dios niño y al momento de arrancar la última hoja del calendario.

Sorpresas y equivocaciones

Aún resuena y es comidilla de “los mentideros políticos”, que el pasado 23 de noviembre, un periodista de una emisora local de reconocida sintonía, que ante la publicitada venida del candidato Gustavo Petro y su “primera línea” a esta musical ciudad, resolvió auscultar en vivo y en directo la opinión de algunos transeúntes, sobre su intención de voto de cara a las próximas elecciones, esperando seguramente hallar un amplio y clamoroso respaldo al nombre del visitante, con el sorpresivo resultado, que de los cinco encuestados, seleccionados al azar, sin excepción, manifestaron su rotundo desacuerdo con el personaje por las más variadas razones que, según dicen, fueron expresadas una a una ante la insistencia y posterior sorpresa del comunicador.

“Que 20 (29) años no es nada…”

Si bien en la vida de los pueblos, tal como dice el conocido tango de Carlos Gardel y Alfredo le Pera, “Volver”: “… que 20 años no es nada…”, si que lo son y de qué manera, -máxime si son 29-, en la diaria brega de hacer empresa y en un apático entorno, en cuanto su lento desenvolvimiento empresarial y frustrado en su propósito de contar con un medio de comunicación propio, como el nuestro, sobretodo, luego de los denodados y malogrados esfuerzos editoriales de El Cronista, Actualidad Tolimense, el semanario Tolima Siete Días, Tribuna, y la desaparición por múltiples causas, de El Derecho, Tribuna Liberal, Tribuna Gaitanista, El Vampiro, Derechas Sociales, Combate y El Comercio, El Observador, El Conservador, El Liberal, La Gran Vía, La Unión, Batalla, Hojitas Sueltas, El Duende, El Fígaro, El Progreso, Adelante, El Alacrán, El Tolimense, Réplica, Acción, Ariete, Las Noticias, La Noticia, Prensa Nueva, Esquina Liberal, Protesta, El Inconforme, Frente Liberal, El Diario Época, El Orden, Norte, Los Cronistas, El Dardo, Rueda, Revolución, La Tregua y El Espectador en Guamo 1852, -primer periódico del Tolima-, como lo reseñó el enjundioso historiador tolimense Camilo Pérez Salamanca, al reconstruir el devenir histórico de la prensa en el departamento, desde cuando el Tolima nació a la vida institucional como Estado soberano, en el Siglo XIX y una vez aparecido el novedoso invento de Gutenberg: la imprenta.

¿Qué hacer ante la actual crisis?

Ningún favor se le hace, tanto a la opinión como al país en general, cuando frente al enfrentamiento de las ramas del poder público que bajo el eterno calificativo de “choque de trenes” que de nuevo vuelve a sucederse , se guarda silencio, o con indiferencia digna de mejor causa, le damos la espalda como si éste fuera ajeno en mayor o menor grado a todos.

“Ad portas” de otro año político

Cuando apenas si faltan unos cuantos días para el arribo de un nuevo año político, en los cuatro puntos cardinales de esta extensa y variada geografía patria ya no se habla de otra cosa que de las elecciones que se llevarán a cabo en los meses venideros del 2022: en marzo, (el domingo 13 de marzo), y en mayo, (el 29 de mayo), para elegir, en su orden, tanto al Congreso como al Presidente y Vicepresidente de la República.

Ibagué “área metropolitana” o “ciudad región”

Para muchos, la cobertura espacial que ha ido alcanzando y el número de personas que actualmente la ocupan, resultan suficientes para darle a esta musical Ibagué, el calificativo de ciudad eje de una región urbana, así su nivel de desenvolvimiento no sea el mejor y el total de sus pobladores no cuente con los servicios necesarios de toda comunidad normal.

A 30 años de la Constitución de 1991, ¿una mejor justicia en Colombia?

Lo que alguna vez escribiera el conocido sacerdote jesuita y miembro de la llamada “Comisión de Justicia y Paz”, Javier Giraldo, bajo el título “Lo que en Colombia se llama “Justicia”, activó entonces las alarmas sobre algo que este país venía viviendo, como continúa padeciéndolo sin solución de continuidad: que “la impunidad y la ineficacia de la Justicia constituyen dos de las características más sobresalientes del aparato Jurisdiccional del Estado colombiano”, así se mida éste bajo parámetros cuantitativos, de acuerdo con el número de procesos resueltos por año, o bajo un criterio cualitativo.