Plan B para Perales, pero con ILS

Posesionado el presidente Santos, el tema volvió a ponerse de presente en el Acuerdo por la Prosperidad llevado a cabo en Ibagué en diciembre de 2010. De nuevo se prometió intervenir en el asunto.

Mucho se ha prometido en relación con el mejoramiento de Perales. El 26 de marzo de 2008, en reunión de los mandatarios locales y los Gremios con el Director de la Aerocivil, se anunció la elaboración de un Plan Maestro que incluiría intervenciones en la infraestructura. El 13 de agosto siguiente, fue presentado el Plan, que abarcaba ampliación de la plataforma, construcción de nueva terminal, torre de control y base de bomberos.

Sin embargo, estas obras, que tenían un costo de 20 mil millones de pesos, no iniciaron y el Tolima vio cómo sí en los departamentos de Huila y Caquetá fueron ejecutadas las inversiones anunciadas por los mismos días.


Preocupados por la demora en dotar a nuestra región de un aeropuerto decente, acorde con las exigencias actuales, en Consejo Comunal del presidente Uribe, el 20 de marzo de 2010, le fue entregada al Mandatario una carta de los Gremios Económicos, en la que se expresaba la inconformidad por lo acontecido. La respuesta de ese entonces fue que el Gobierno no contaba con el presupuesto requerido, pero que como consuelo para nosotros, buscarían cómo dejar el Plan dentro del presupuesto futuro de la Aeronáutica.


Posesionado el presidente Santos, el tema volvió a ponerse de presente en el Acuerdo por la Prosperidad llevado a cabo en Ibagué en diciembre de 2010.  De nuevo se prometió intervenir en el asunto.


Durante posterior visita a la Aeronáutica, fue de nuevo presentado el Plan Maestro, acompañado por un presupuesto que garantizaba la inversión del 85 por ciento de los recursos durante los próximos cuatro años, es decir 18 mil millones. Para 2011 se preveía la compra de los predios requeridos.


Terminado 2011, sin que esta acción se hubiera llevado a cabo, hace dos semanas, visitó la ciudad el doctor Santiago Castro, director de la Aerocivil, quien expuso la situación: la compra de predios no se pudo hacer, ya que los mismos están dentro de un litigio. Sin embargo, para beneplácito de la región, anunció la posibilidad de ejecutar un plan B, que se desarrollaría dentro de terrenos del aeropuerto, sin necesidad de comprar tierras y que mejora las condiciones del Plan inicialmente proyectado, toda vez que se superarían las limitaciones de la plataforma e Ibagué contaría con un verdadero aeropuerto alterno de El Dorado para aviones medianos.


El Plan B mantiene la construcción de un moderno terminal, de la infraestructura de seguridad, y parqueaderos y mejoramiento de la pista, pero es mucho más ambicioso en las áreas de plataforma, lo que permitiría mayor eficiencia al poderse ejecutar acciones simultáneas con las aeronaves. Por lo demás, el acceso vial desde la Variante Chicalá Ramal Norte (145) mejora la movilidad de los usuarios e integra esta obra con ese eje de desarrollo.


Como el costo se eleva a 30 mil millones, el Dr. Castro invitó a las fuerzas vivas de la región a gestionar ante el Ministerio de Hacienda el resto de los recursos. Presentes, los congresistas Santos, Bocanegra y Yepes se comprometieron a apoyar al Gobernador y al Alcalde en esa tarea.


Por su parte, los gremios, en cabeza del ingeniero y piloto Félix García, hicieron un llamado al Gobierno nacional, a que reconsideren su posición acerca de la petición tantas veces hecha y siempre negada, de dotar a Perales con las ayudas de aproximación (ILS) que permitan la reducción del número de vuelos cancelados por mal tiempo. Esta solución, exitosa en muchos lugares del mundo, es perfectamente viable en Ibagué, si se ejecutan los cambios necesarios en el actual sentido de viraje de aproximación.


Damos con optimismo la bienvenida a las nuevas promesas, pese a la experiencia vivida; pero reiteramos que sin las ayudas aéreas, como lo dijo el ingeniero García, la terminal mejorada pasará a ser una “hermosa cafetería adonde todos esperaremos por horas tomando tinto, que el tiempo mejore para que los aviones puedan decolar”.

MARCELA MEÑACA SABOGAL (*) (*) Directora Ejecutiva ADT

Comentarios