Parque en la Granja Las Brisas

La transacción ha sido objeto de discusiones, encabezadas por un grupo de la Universidad del Tolima que considera que la Cámara de Comercio se va a enriquecer con el negocio.

La Granja las Brisas, terreno de propiedad de la Gobernación del Tolima, podría convertirse en un gran parque al servicio de los ibaguereños, los que de seguro le darán el mejor recibo, dadas las limitaciones para actividades de recreo y esparcimiento de las que adolece la ciudad.

Esto será posible si luego de la autorización proferida por la Asamblea del Tolima, la Gobernación y la Cámara de Comercio de Ibagué finiquitan el acuerdo que permitirá, a través de una permuta, canjear el inmueble donde funciona en Bogotá la Casa del Tolima, hoy de propiedad de la Corporación Cívica Empresarial (entidad auspiciada por la Cámara), con parte de los terrenos de la Granja. Perfeccionada la permuta, la Cámara, dueño conjunto y proindiviso de los terrenos, podrá emprender, en conjunto con otras entidades locales, un gran proyecto que beneficiará a la comunidad y podrá convertir estas 19 hectáreas pulmón de Ibagué, en un lugar agradable y seguro donde se podrá disfrutar de la naturaleza y se facilitará llevar a cabo actividades de formación ambiental.


La transacción ha sido objeto de discusiones, encabezadas por un grupo de la Universidad del Tolima que, tal vez, por falta de información, considera que la Cámara de Comercio se va a enriquecer con un negocio de tintes capitalistas, que busca el beneficio de los comerciantes que, según su criterio, sólo realizan actividades lucrativas.


Vale la pena, acá, hacer llamado de atención sobre la misión de las cámaras de Comercio en lo que al desarrollo social y cívico de las comunidades se refiere; ellas están llamadas a ser artífices y promotores del avance de las regiones en todos los rincones del mundo a donde esta Organización funciona. Pueden observarse los ejemplos cercanos de ciudades como Bogotá y Medellín, donde el ente cameral estructura y sostiene proyectos de orden social para el aprovechamiento de los ciudadanos. Es dentro del marco de esta responsabilidad, que la Cámara de Comercio de Ibagué ha emprendido esta iniciativa, que podrá convertirse en el detonante impulsador de una poblada zona de la ciudad que merece mejoramiento de su entorno.


La Alcaldía y otras entidades regionales, por su parte, han mostrado también su interés por apoyar la acción.


Ojalá la Universidad del Tolima se una a este colectivo y pueda continuar usufructuando los beneficios que ofrece este prometedor sitio rico en biodiversidad, que ha sido subutilizado por los ibaguereños.


Los términos de la negociación tanto de la permuta como del proyecto del parque, deberán ser celosamente establecidos y cuidados, para que todos quedemos satisfechos con esta generosa idea, que en hora buena impulsan la Gobernación y la Cámara.


MARCELA MEÑACA SABOGAL (*) Directora Ejecutiva ADT

Comentarios