Ortegunismo

11 Nov 2018 - 8:57pm

Ortegunismo

Publicada por
JOSÉ FILADELFO MONROY
Autor:

Podríamos definirlo como un sentimiento o una pasión que es común a todos los que amamos y añoramos nuestra patria chica. Comprendido por las vivencias, las experiencias derivadas de la existencia y el disfrute de los paisajes; los ríos, las montañas y los valles que forman la variada y rica geografía de la tierra en la que nacimos, crecimos, estudiamos, nos enamoramos, trabajamos y luchamos.

El folclor, la gastronomía, la música y los bailes; los mitos y las leyendas que nos daban temor de niños; los personajes y los dichos autóctonos, todo esto es ortegunismo.

Se activa la memoria y acuden presurosos los recuerdos, los juegos infantiles con los compañeros de la primaria en la Escuela John F. Kennedy; luego los instantes placenteros y las peleas en el Colegio Nicolás Ramírez donde estudié los primeros años de bachillerato. Los amores adolescentes, el baño en la Bocatoma, los partidos de fútbol en el estadio La Barrialosa; las fiestas del San Juan en la cabecera municipal y del San Pedro en Sortija.

Algunos compañeros de viaje se han ido, otros continúan como nosotros el inexorable camino de la vida, siempre orgullosos del destino común que nos tocó: Ser de Ortega.

Los mayores tenemos el deber de contar la historia de nuestro pueblo a las nuevas generaciones, para que conozcan sus raíces, sus ancestros, el origen de una raza pujante y noble. Para que amen y respeten a su pueblo; para que lo defiendan y contribuyan a forjar un futuro mejor. Nadie lucha por lo que no conoce.

Blanco y verde son los colores de nuestra bandera, el blanco de la paz y de las nubes en el cielo azul del llano ardiente y el verde de la esperanza en las montañas de Calarma y Peralonso. Que se cante y se escuche el himno orteguita, que nos legó el insigne compositor Pedro J. Ramos, porque son los símbolos de la tierra de Los Abechucos que no podemos olvidar.

Hoy saludo a mis paisanos y los invito a pensar en grande, sin egoísmos ni mezquindad. Ortega tiene que estar por encima de los intereses personales y grupistas; por encima de los partidos y por encima de los sectarismos que tanto daño le han causado. Actuar unidos para sacar adelante el Municipio, trabajar decididamente por los problemas sociales y por la satisfacción de las necesidades que agobian a nuestro pueblo, es el compromiso de ahora.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.