Castigo para conductores borrachos

Castigo para conductores borrachos
La ebriedad, beodez, embriaguez, borrachera, juma o pea conseguida con alcohol, estupefacientes o sustancias psicoactivas causa, entre otros, reducción en transmisión de estímulos, por ende, en tiempo de reacción.
21 Jun 2012 - 12:00am

Menor capacidad de concentración, somnolencia y alteración del sentido de distancia y velocidad.

Mayor sensibilidad al encandelillamiento. Disminución visual lateral que provoca visión en túnel o ángulo de enfoque de sólo 20 grados. Pérdida de  lucidez mental e inducción a euforia, estados que subvaloran el peligro, convirtiendo a un conductor ebrio en potencial asesino.

Aunque con excesivo retraso, el Congreso aprobó la Ley que obliga prueba de alcoholemia.
La autoridad la puede requerir a conductores de vehículos y motos. ¿Y por qué no a ciclistas, zorreros (ver carrera 3 con calle 20) y jinetes en cabalgatas?

Negarse conlleva multa y suspensión de licencia por 10 años. Y, quien conduzca con un trago, o sea, no llegando al primer grado de embriaguez provocado por dos cervezas, tendrá suspensión de licencia de seis meses a un año y así sucesivamente.

Tampoco habrá reducción de multas. ¡Buena esa! Por fin la causa de miles y miles de muertes y lesiones, tendrá consecuencias legales, financieras y sociales.

Primero que todo, la aprobación la debemos a los 50 mil idiotas útiles que votaron para llevar al tal Merlano al Congreso, para según él, poder conducir beodo, sin licencia y con derecho a negarse a examen de  alcoholemia.

Indudablemente, cree que incluyen historia, geografía, matemáticas, ciencias y español y, como pasó por la escuela sin romperse ni mancharse, sabe que nunca las superará.

O mejor, temió que incluyeran prueba de mal aliento, carranchil, caspa, chucha, pecueca, venéreas, eyaculación precoz o verrugas mal parqueadas y, siendo congresista, con seguridad y tres cuartos, no le saldrían falsos, sino legítimos positivos.

Segundo que todo, se le debe a Óscar Pérez, comandante de Policía Metropolitana de Barranquilla, porque al desaprobar a grito herido que los patrulleros hubieran cumplido su deber con Merlano, hizo sonrojar hasta a los padres de la Patria, obligándolos  a aprobar en volandas la norma.

Que vergüenza haber tenido entre la Policía un General que no acepta patrulleros que pongan comparendos a los infractores de tránsito, amenazando con desvinculación, traslado y pliego de cargos, a quien según él, osó “irrespetar” al infractor Merlano porque como Senador, no se le puede aplicar la ley.

Por último y en serio, ¡Aleluya, aleluya! Porque contamos con Werlin Wilmar Escobar y Héctor Gustavo Niño, un par de correctos policías que, al contrario de su regalado y sinvergüenza comandante que salió por la puerta de atrás, recibieron apoyo de medios y comunidad y no perdieron sus puestos porque cumplir con el deber sí paga.

Publicada por
AMPARO MARGARITA MORALES FERIA