Por fin pasaron las fiestas

Por fin pasaron las fiestas
He aquí un pequeño resumen de graves problemáticas generadas por las Fiestas Populares para que el Alcalde, Secretario de Gobierno y demás, se informen cómo, entre otros, ellos vulneran derechos ciudadanos inobjetables de quienes tienen negocios ajenos al licor o de quienes habitan alrededor de la carrera Quinta entre 29 y 42.
4 Jul 2013 - 12:00am

He aquí un pequeño resumen de graves problemáticas generadas por las Fiestas Populares para que el Alcalde, Secretario de Gobierno y demás, se informen cómo, entre otros, ellos vulneran derechos ciudadanos inobjetables de quienes tienen negocios ajenos al licor o de quienes habitan alrededor de la carrera Quinta entre 29 y 42, únicamente para que una manada de borrachos se divierte hasta el hartazgo.

Antiestéticas casetas cubiertas con costales raídos. En algunas cuadras las casetas no dejaron espacio peatonal. Fétidos olores que cada comerciante formal pagador de impuestos, tiene que desaparecer por cuenta propia. Mugre y porquería, porque aunque Interaseo madruga, la inmundicia que dejan los festejantes impide tener calles limpias en la mañana. 

Polisombra usada como vitrina de ventas callejeras. Pisoteo de plantas del separador y barandas derrumbadas sobre las mismas. Cocinas en lugares prohibidos. 

Incultura ciudadana cien por ciento. Múltiples peleas en estado alicorado. Vehículos y motos embistiendo contra peatones. Robos, atracos a mano armada, conductas reprochables y otros hechos delictivos. Hubo muerto en la 42, pero aunque el Decreto 0307 de mayo 31, autoriza la Policía para suspender el fandango cuando sucedan situaciones graves, el Alcalde no lo permitió, ordenando continuar la rumba. Borrachos y drogados durmiendo en vía pública. 

Ruido insoportable desde 8:30 a.m. hasta 3 de la mañana. Siendo objetiva, hubo dos días que el bochinche comenzó a las 5:30 p.m. Pero lo más injusto con los vecinos es que hubo noches que sin mermar el alboroto de música revuelta, a las 10, las calles estaban desiertas y, tanto casetas como restaurantes prácticamente vacíos, situación prolongada hasta el cierre cuando había más policía cuidando que pelagatos bailoteando.

Bien. Ciudades como Neiva y Manizales tienen lugar especial para sus festividades, por tanto, no violentan derechos constitucionales. En cambio Ibagué que fue pionera de fiestas folclóricas en el interior del país, hoy se encuentra atrasada años luz, pues en sus festividades sólo reina improvisación, desorganización y caos. Por consiguiente, atrae únicamente visitantes que llegan a hacer bulto buscando el hotel mama. 
No obstante, tendría grandes posibilidades para que verdaderos turistas la elijan como destino. Para ello, es urgente dejar drásticamente la inconsciencia, el automatismo y el desorden de las fiestas populares. 

Por ende, las jerarquías que tienen la responsabilidad de organizar dichas manifestaciones, no pueden seguir siendo ocupadas por funcionarios con míseros criterios localistas y obtusos puntos de vista, sino por funcionarios con pensamiento universal y, especializados en Marketing de ciudad.

 Post Scriptum/ Camino Dorado agradece al doctor Mario Fernando, director de Espacio Público, no haber alquilado el andén para que el edificio pudiera tener libre su acceso peatonal. Igual, porque permitió encerrar y proteger su frontis, así fuera pagando lo mismo que casetas y negocios que se lucran de las fiestas.

Publicada por
AMPARO MARGARITA MORALES FERIA
Etiquetas: