sssss

Confidenciales políticos

Así como el procurador Alejandro Ordóñez le dio el aval a la candidatura de Óscar Barreto a la Gobernación del Tolima, levantándole la inhabilidad que pesaba sobre él como funcionario público por graves irregularidades ocurridas durante su administración, ahora el Tribunal Administrativo de Cundinamarca acaba de hacer lo mismo con el exsenador Carlos García Orjuela.

Este alto Tribunal de Justicia, con base en una demanda entablada por el expresidente del Congreso de Colombia, acaba de dictar sentencia condenando a la nación a pagar 470 millones de pesos por daños y perjuicios morales a García Orjuela por haber sido injustamente involucrado y privado de su libertad en un proceso por parapolítica en el año 2008 y tiempo después fue absuelto por la Corte Suprema de Justicia al no encontrar suficiente acervo probatorio.

Y como Carlos García está en campaña, esa sentencia le cayó como anillo al dedo. Si antes de la sentencia decía que no se tranzaba por indemnización del Estado inferior a los dos mil millones de pesos, ahora le dijo a El Espectador que está dispuesto a conciliar con la Nación por la cifra que sea …Dicho en otras palabras, a García Orjuela se le apareció la Virgen, pues de aquí en adelante los gastos de la campaña del expresidente del partido de la U y del Congreso de Colombia saldrán del bolsillo de todos los colombianos. Y como la sentencia del Tribunal de Cundinamarca dice que la justicia colombiana, concretamente la Fiscalía General de la Nación tendrá que dar disculpas públicas, pedir perdón al exsenador García, a sus hijos, demás familia y electores en el Tolima, nada de raro tiene que en ese mismo acto se proclame y oficialice su candidatura.

Conciliadores

En el Congreso de la República se afirma que con el reciente fallo del Consejo de Estado que absolvió a los 12 senadores y representantes que tomaron parte en la conciliación de la pasada reforma a la justicia o más bien “fiasco a la justicia”, el que quedó muy mal parado fue el presidente Santos. ¿La razón?. Fue el mismo Presidente Santos quien pidió se investigara y se despojara de su investidura a los parlamentarios por haber colgado micos y orangutanes a ese proyecto de enmienda constitucional, pues Santos, acogiendo las denuncias de los medios de prensa señaló que en ese texto de reforma a la justicia se pretendió dar más impunidad y revestir de mayor inmunidad a la clase parlamentaria en caso de que sobre ellos recayeran investigaciones judiciales.

Recordemos que ese escándalo del 2013 terminó con la renuncia del ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra Portocarrero, quien ahora con toda justicia salió a la palestra pública a contradecir el fallo echando de nuevo el agua sucia a los congresistas.

Lo que uno se pregunta es porque si el MinJusticia de aquel entonces no comulgaba con esa reforma porque veía que a toda luces los Honorables Padres de la Patria estaban legislando en beneficio propio ¿por qué se prestó para tramitar tan descomunal mico?

Comentarios