Confidenciales políticos

Para los que saben de politiquería no constituye noticia alguna que un candidato a la Gobernación de este departamento “tire la toalla” cuando apenas estaba por comenzar la maratón rumbo al Palacio del Mango.

Pero para quienes deseamos que todos los procesos electorales sean visibles y transparentes sí nos llama mucho la atención la prendida de alarmas que ha hecho mi amigo Hugo Patarroyo Murillo, en torno al panorama que se está viendo en estos días de calentamiento de elecciones regionales, pues sostiene que líderes y comunidades están pidiendo plata a diestra y siniestra a los políticos que los visitan y que como él no cuenta con el dinero suficiente para comprar votos no le queda más camino que abandonar su campaña a la Gobernación.

El politólogo Patarroyo Murillo hace esta denuncia en un largo comunicado de prensa y termina su confesión de frustrado candidato con la famosa coletilla acuñada por el escritor argentino Jorge Luis Borges: “Los pueblos se merecen los gobernantes que tienen”. Allí aclara, desde luego, que cuando habla de gobernantes no se refiere a Luis Carlos Delgado Peñón, a quien define como hombre probo y recto.

El pronóstico que hace Patarroyo de que en estas elecciones de octubre ganará el candidato que tenga más billete y compre más votos coincide con una frase que pronunciara hace unas pocas semanas la senadora Rosmary Martínez, cuando le pregunté de dónde había salido el rumor de que Mauricio Jaramillo ya no aspiraría a la Gobernación del Tolima, y ella de inmediato argumentó: “A él lo quieren ver fuera de esta contienda los corruptos de siempre que sueñan con volver a la gobernación a hacer más picardías”.

Por lo que dice Patarroyo y refrenda Rosmary Martínez, Registraduría, Procuraduría y Fiscalía van a tener que abrir muy bien los ojos en las elecciones de octubre.

Sobre el futuro profesional de Patarroyo, éste anuncia que en adelante se propone dirigir un organismo de observancia electoral en el Tolima para examinar con lupa las propuestas que presenten los barones que han inscrito sus nombres como candidatos a la Gobernación, a las alcaldías, Asamblea y concejos municipales y para hacer mediciones sobre comportamientos electorales y favoritismos de opinión. Su primer estudio lo tendrá listo en cosa de dos meses.

Fiscal en aprietos

Ya lo había advertido: por deslenguado, por opinar de todo lo divino y humano, por irse lanza en ristre contra el intocable Procurador, por anunciarle investigaciones a todo el mundo y no entregar ninguna, mi buen amigo, el fiscal Eduardo Montealegre, está comprando enemigos en las élites de la política colombiana.

Por algo el expresidente Turbay Ayala inmortalizó la frase: “No hay que graduar enemigos porque uno nunca sabe cuándo ejerzan”.

El reciente escándalo de la ‘lobbysta’ enviada por el Fiscal a la Plenaria del Senado cuando se votaba la reforma de Equilibrio de Poderes para que hiciera borrar el articulito que lo inhabilitaba por cinco años para litigar ante las Altas Cortes, es el primer puñetazo que lanzan contra el fiscal Montealegre.

La denuncia la hizo a todo grito en pleno recinto el senador Luis Fernando Velasco, próximo presidente del Congreso, y lo secundó la exfiscal Vivianne Morales.

¿Será que el partido Liberal le quiere mover la butaca al Fiscal y por eso ya cursan denuncias contra este funcionario ante la Comisión de Acusaciones de la Cámara? ¿Será que el señor Procurador General de la Nación está detrás de esta confabulación porque todavía le causa escozor y molestia la frase de Montealegre escuchada en un foro de la justicia, cuando dijo que Ordoñez era un procurador con ideas de épocas de la inquisición?

Comentarios