Confidenciales Políticos

La Reforma al Equilibrio de Poderes se volvió otro choque de trenes y de gigantes de la burocracia del poder judicial y lo que es peor una vergüenza moral pues Gobierno, Super Cortes, Fiscal y parlamentarios amenazan, intrigan y pretenden introducir enmiendas de acuerdo con sus intereses.

Recordemos el itinerario de este embeleco inventado por el gobierno Santos.

Primer acto: Desde el inicio de las discusiones el gobierno se cura en salud, haciendo borrar el artículo de la reelección presidencial para que al Centro Democrático no se le pase por la mente proponer una tercera reelección del nombre de Álvaro Uribe a la Primera Magistratura de la Nación.

Segundo acto: en ese mismo proyecto de Acto Legislativo los malquerientes de Germán Vargas Lleras, presidente del Congreso, Benedetti, etc, etc, meten la mano y proponen inhabilidad de cinco años y un mínimo de dos años para el Vicepresidente de Colombia, de tal forma que se trunque su aspiración a la Presidencia en el 2018. Con ese artículo se armó la de Troya y cuando todas las bancadas políticas estaban listas para votarlo apareció Uribe, al estilo Supermán, quien sabe en virtud de qué acuerdo pactado bajo la mesa e intercedió con palabras reconciliadoras a favor de su archi-enemigo el vicepresidente Vargas y entonces la inhabilidad se redujo a un año por eso el máximo líder de Cambio Radical puede seguir trabajando con casco y botas, inaugurando obras por doquier y podrá renunciar en el 2017 y posesionarse en el 2018.

Tercer acto: El Presidente de la Corte Suprema de Justicia, el magistrado tolimense, José Leonidas Bustos Martínez, sin sonrojarse siquiera declara que la reforma de equilibrio de poderes no solucionará en nada los graves problemas de la justicia y propone una Asamblea Constituyente.

Cuarto Acto: la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia, desautoriza a su Presidente. Los miembros de las demás Cortes, respaldan el Proyecto de Reforma que se tramita en el Congreso.

Quinto Acto: los congresistas Luis Fernando Velasco y Vivianne Morales gritan y acusan al fiscal Montealegre de estar metiendo su larga nariz en el articulado del proyecto que ellos debaten para que no se vote un artículo que lo inhabilite por cinco años, contados una vez deje la fiscalía, para que éste no pueda litigar ante las cortes. Sostienen que una asesora y lobista de Montealegre está hablando al oído de sus colegas, pidiéndoles que por favor no dejen sin para el mercado en un futuro no muy lejano, a su jefe el Fiscal General de la Nación.

Sexto acto: El Fiscal Montealegre se saca el clavo de los congresistas anunciando el domingo 10 de mayo que si se aprueba la reforma de equilibrio de poderes, demandará de inmediato este acto legislativo por inconstitucional y por ser una colcha de retazos pegada con “micos”.

Dice que el Congreso no puede llevar a cabo una reforma judicial como la que se está proponiendo por lo que pide convocar una Asamblea Nacional donde se le dé representación a las Farc y para que de una vez se refrenden los acuerdos de paz de la Habana. Por su última arremetida tal pareciera que el Fiscal tiene en sus manos la espada de Damocles por eso como un espadachín consumado brinca y reparte sablazos a diestra siniestra.

Comentarios