Confidenciales políticos

Pobre, intrascendente resulta el balance del Congreso de la República en el periodo legislativo 2014-2015 que concluye esta semana.

La gran maratón de leyes con que arrancó la agenda legislativa se fue enfriando a medida que pasaban los meses hasta que al final solo quedó para mostrar lo aprobado en la reforma constitucional, denominada Equilibrio de Poderes, que unos ponderan y otros minimizan.

Los parlamentarios se dedicaron a hacer lobby al Gobierno para que no blanquearan a sus regiones en el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, por eso el ministro más asediado fue el de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría y el funcionario más aplaudido el Director Nacional de Planeación, Simón Gaviria. Medio congreso se mostró de acuerdo con los planes y proyectos incluidos dentro del Plan nacional de desarrollo “Todos por un nuevo País” y otro medio quedó decepcionado, empezado por el presidente del Senado, José David Name, quien decidió anunciar un paro legislativo porque el alto gobierno no atendió sus reclamos de bajar las tarifas de la electrificadora del Caribe, Corelca.

El nuevo periodo que arranca el próximo 20 de julio debe ser más interesante y de mayor trabajo, pues quedaron pendientes iniciativas parlamentarias y gubernamentales de gran calado a las que esta vez nadie les paró bolas.

El nuevo presidente del Congreso será Luis Fernando Velasco, defensor a ultranza de los transportadores con su requetemanido cuento de la rebaja del precio de los combustibles, pues aduce que no es justo que Colombia siga produciendo un millón de barriles de petróleo mensuales y los colombianos tengamos que seguir pagando una gasolina más cara que en los Estados Unidos.

De la Reforma de Equilibrio de Poderes el mismo Serpa Uribe se lamenta que no se haya aprobado el articulito que permitiría al gobierno Santos nombrar a los parlamentarios de ministros o Embajadores. Definitivamente nuestros jefes liberales siguen actuando en el Congreso de acuerdo con sus deseos personales.

Valerosas las denuncias que ha hecho la Misión de Observación Electoral, gracias a las cuales se ha sabido que en casi todos los municipios de Colombia los movimientos paramilitares siguen colocando a sus a amigotes y testaferros para ganar alcaldías. La Moe sostiene que definitivamente estas elecciones territoriales son más importantes para las regiones que las mismas presidenciales pues está en peligro, nada más y nada menos que las finanzas públicas de municipios y departamentos. La Moe también denuncia que a los partidos políticos nos les interesa para nada cuidar la imagen de sus movimientos, pues con candidatos paracos lo que quieren es ganar las elecciones al precio que sea. Especial cuidado debemos poner los tolimenses para echar ojo a las listas de candidatos a alcaldías, concejos y a la Asamblea departamental, pues a la lista nacional revelada por la Moe de candidatos del paramilitarismo hay que agregarle unos cuantos nombres de personas que en nombre de partidos tradicionales han recibido ya sus avales así tengan un negro prontuario sobre sus espaldas. La prueba reina de que los partidos políticos se hacen los de la vista gorda con respecto a esas denuncias fue el más reciente escándalo del movimiento Cambio Radical donde su director Carlos Fernando Galán tuvo que renunciar asqueado por la forma cómo el partido del vicepresidente Vargas Lleras se negó a retirar los avales a más de 300 candidatos sindicados de tener relaciones tenebrosas con organizaciones delictivas y mafiosas.

HERMÓGENES NAGLES ESPECIAL PARA EL NUEVO DÍA

Comentarios