Confidenciales políticos

Desde el lunes 10 de agosto a los colombianos nos gobierna un adulto mayor cuya popularidad como Presidente apenas llega al 29 por ciento, de acuerdo con la más reciente encuesta divulgada por la revista Semana.

La familia del presidente Santos, su equipo de asesores y Gabinete ministerial celebraron con mucha austeridad los 64 años de vida de su padre, esposo y compañero jefe. Enrique Santos Calderón, recordado columnista de “Contraescape” del diario El Tiempo, exfundador de Alternativa y afiebrado comunista tirapiedra de los años 70 y el familiar más cercano que embarcó al Presidente de la Unidad Nacional en la vaca-loca de negociar un acuerdo de paz con las Farc, confesó a la prensa del Congreso que el Primer Mandatario se tomó apenas dos cervezas el día de su onomástico.

Eso es bueno para el riñón, porque se trata de una bebida suave que cae bien a todo el mundo, máxime en el caso de Juan Manuel, que no prueba licor desde hace tres años luego de vivir el gran susto de su vida cuando sus médicos le descubrieron un principio de cáncer de próstata.

En la cena privada de cumpleaños le cantaron el tradicional Happy Birthday y lo felicitaron, de paso, por el avance de los puntos de la agenda de negociación, principalmente los referentes a justicia, verdad y reparación de que tanto se ufana el presidente Santos, pese al pesimismo que expresan sus gobernados cada vez que se mide su opinión en torno a los resultados de un acuerdo de paz. Como hay quienes dicen que el Presidente Santos se ha vuelto mitómano, pues él mismo se cree las mentiras que dice, tal parece que a sus críticos les asiste la razón, pues horas después de la celebración de sus cumpleaños el Primer Mandatario salió a decirle otra vez a la revista Semana que “estamos cerca de la paz” y hasta se atrevió a vaticinar que la navidad de este año será la más feliz de los colombianos”.

Semana le preguntó: ¿Qué podemos esperar para este diciembre? y Santos, ni corto ni perezoso, se deshizo en optimismo: “Que estemos al otro lado de la montaña, tal vez no con todo definido pero si los dos puntos cruciales que faltan: justicia y finalización del conflicto”.

Lo preocupante de la más reciente declaración del presidente Juan Manuel Santos viene en el párrafo siguiente, porque admitió que el abogado asesor de las Farc en la Habana, el español Enrique Santiago, tiene toda la razón cuando afirma que después del conflicto la guerrilla y su contraparte gobierno y militares deben comparecer ante tribunales, si unos y otros han cometido crímenes de Estado: ¿Eso tiene sentido?, le indagó Semana, y el presidente Santos concluyó con esta frase:

“Sí, claro. Para cerrar este conflicto, definitivamente todos los que han cometido crímenes de guerra deben ser juzgados y acogerse a la justicia transicional. Así es como cerramos totalmente este conflicto. De otra forma, lo dejaríamos abierto”.

Después de esta atrevida declaración pública, falta ver qué le responderán el expresidente Uribe y la cúpula militar que ha golpeado tantas veces a la guerrilla de las Farc, frente a tan disparatado concepto del Jefe de Estado cumpleañero y Jefe Supremo de las FF.MM.

Comentarios