¡Inolvidable!

El mundo nunca olvidará esta crítica etapa por la que atravesamos.
PUBLICIDAD

Aunque son varias las veces que la humanidad ha sufrido desastres naturales, conflictos bélicos internacionales, crisis económicas o políticas, y epidemias o pandemias, el momento actual padecido por más de 120 Estados de los 163 que integran la organización mundial (Naciones Unidas), es bastante crítico para ser desestimado en el actual presente e inmediato futuro, máxime, cuando sus reales secuelas aún están por determinar y concluir.

Los hechos son dicientes, y dan cuenta del estado de indefensión que solemos padecer, cuando la salud pública es atacada de una manera masiva y generalizada, ante la presencia de agentes nocivos externos como la zoonosis conocida como Coronavirus, causante de la enfermedad Covid - 19. China, Italia, España, y gran parte de Europa, han debido bajar la guardia y han tenido que cerrar sus fronteras y limitar derechos fundamentales de las personas para poder controlar la delicada situación. Se han prohibido la realización de eventos públicos y privados, la locomoción de personas, la entrada y salida de migrantes nacionales y extranjeros, y hasta el derecho de acceso a la educación durante un tiempo determinado.

Pero si en el ámbito internacional se sienten fuertes tormentas, en el plano nacional ocurre algo similar. A las posibles amenazas y secuelas del Coronavirus, se suman las denuncias y escándalos por la Ñeñepolítica, que han tocado y untado al clan político de Los Char - uno de los más fuertes del país - al expresidente Álvaro Uribe y al mismísimo presidente Iván Duque. Hechos que produjeron remezón al interior del Gobierno y del Centro Democrático, juntos, como posibles receptores del beneficio político ilegal por la compra de votos en las elecciones de congreso y presidenciales. Al expresidente Uribe se le ha abierto indagación preliminar por parte de la Sala de Instrucción Penal de la Corte Suprema de Justicia y al presidente Duque se le han compulsado copias para que lo investigue la Comisión de Absoluciones de la Cámara de Representantes.

En lo regional, el mes en curso también luce inolvidable. Los efectos de la pandemia han conllevado a la adopción de medidas extremas como la suspensión de eventos tradicionales culturales y deportivos como los partidos de fútbol profesional, la vuelta ciclística al Tolima, el Festival de la Música Colombiana y de manera muy probable también los actos tradicionales del Festival Folclórico Colombiano.

Que recuerde, en mis bien vividos años de existencia en estos terruños llamados Colombia y Tolima, es la primera vez que se adoptan medidas tan drásticas como las antes señaladas, siendo el único evento asimilable en lo político el ingreso de dineros del Cartel de Cali a la campaña presidencial del entonces candidato y hoy expresidente Ernesto Sámper Pizano, absuelto por la Comisión de Absoluciones de la Cámara de Representantes, a pesar de la condena de varios de sus directivos de campaña por la misma causa criminal.

Imperdonable, dejar de mencionar las enormes equivocaciones del Concejo Municipal de Ibagué, órgano de representación popular que sigue sumido, período tras período, en una obstinada sinvergüencería e ignorancia, que lo ha llevado al más bajo grado y ápice de desprestigio, sin que haya personaje alguno que dé luces o en su interior ejerza liderazgo intelectual o político. Sus palos de ciego y equivocaciones siguen siendo tapadas por quienes deben investigar y sancionarlos, y deberán ser pagadas económicamente por nosotros, los contribuyentes.

¡Inolvidable! ¿Verdad?

IVÁN RAMÍREZ SUÁREZ

Comentarios