Una jornada agridulce

A principios de la semana pasada se llevó a cabo la Macro rueda unidos por el empleo del Tolima en el centro de convenciones bajo la tutela del Ministerio del Trabajo, la Gobernación del Tolima y la Alcaldía de Ibagué.

Se prometieron tres mil empleos para jóvenes y se generó una gran expectativa. Al final de la jornada, luego de largas filas hechas por miles de jóvenes que le daba la vuelta a la manzana, los medios de comunicación registraron el desconsuelo de la gran mayoría de ellos, no solo en términos de la logística sino además por la calidad de las ofertas.

Y aunque hay que reconocer la buena intención de quienes adelantaron la jornada y propusieron el programa, la verdad es que lo único claro es que se ha perdido el año en cuanto a crear condiciones para la creación de nuevos sectores económicos más productivos, competitivos y que creen empleos de calidad.

La evidencia de la necesidad de empleos de calidad en Ibagué fue ratificada por el informe que reportó el Dane el sábado.

De acuerdo con esta entidad, entre las 23 ciudades analizadas por este Departamento administrativo, la capital del Tolima sigue en el mismo séptimo lugar del listado de urbes con mayor desocupación, y aunque la tasa de desocupación de 12.3 por ciento es inferior en 1.1 puntos porcentuales a la registrada en el mismo mes de 2014 con un 13.4 por ciento, con una disminución de alrededor de cuatro mil personas en comparación con el mismo lapso de 2015, estas no representan ni un punto.

En otras palabras, y sin querer desanimar, los tres mil empleos prometidos no disminuirán ni en un punto el desempleo de la ciudad. La noticia positiva es que serán tres mil jóvenes con empleo y eso es bueno.

Ahora bien, durante el trimestre abril - junio de 2014 el Dane había reportado 39 mil ciudadanos sin un empleo formal en esta capital, es decir hoy podrían existir en la ciudad unos 35 mil desempleados si es que no se aumentó la tasa global de participación, o mejor dicho sino aparecieron nuevas personas a buscar empleo durante el año.

Crear 35 mil nuevos empleos no es para nada cosa fácil, y mucho más complicado crear empleos de calidad, es decir con buena remuneración y condiciones laborales. Pero que sea difícil no es imposible, se requiere que el Gobierno regional cree las condiciones para que exista una transformación productiva en los sectores económicos del Tolima aprovechando nuestras ventajas comparativas, agregando valor a las actividades mediante el uso de la tecnología y la innovación, creando las condiciones necesarias en prestación de servicios y fortaleciendo una nueva clase empresarial que surja de los cientos de jóvenes que poseen capacidades para el emprendimiento y la creación de empresas. El Gobierno debe crear capacidades para el emprendimiento de los jóvenes y mejorar las condiciones básicas territoriales, no solo en Ibagué sino que también en aquellos municipios que se muestran como líderes de sus regiones.

Comentarios