La preocupación de los empresarios

Aunque en anteriores ocasiones he escrito sobre la delicada situación económica de la ciudad y sus implicaciones en la calidad de vida de la gente, sobre el reclamo de los empresarios al alcalde Jaramillo por la difícil relación que existe entre ellos, y sobre la finalidad de los impuestos y su relación con la eficiencia del gasto público, con motivo del plantón programado para hoy lunes por algunos empresarios creo oportuno comentar sobre algunos temas que preocupan a la comunidad y que son de urgente atención por parte del gobierno.

El primer tema que hoy por hoy afana a los ibaguereños es el aumento del desempleo y la informalidad laboral. Durante los últimos doce meses, por no referir a un periodo mas largo, los desocupados en la ciudad han aumentado en aproximadamente 8 mil, pasando de una tasa de desempleo de 12 a 15%. Y, la informalidad laboral, que en si misma es un lio, ahora se le ha sumado la presencia de mano de obra venezolana que ha bajado el jornal diario a la mitad de lo que se pagaba comúnmente afectando a centenas de ibaguereños.

Otro tema que preocupa es el cierre de establecimientos y la no renovación de matriculas. La estadística de matriculas y renovaciones durante enero y octubre entre 2017 y 2018 muestra que hubo un retroceso del 6%, entre los dos años no se renovaron 326 matriculas mercantiles, de estas, la actividad más golpeada fue los mini-mercados de barrios con una caída del 23% situación que afecta a los más pobres. Además, con relación a las matriculas y cancelaciones, las cancelaciones estuvieron 1,3% por encima de las matriculas. La situación ideal es que las matriculas se incrementen y las cancelaciones se disminuyan.

Un tercer tema que preocupa son los bajos niveles de competitividad y en particular la dificultad de hacer negocios de acuerdo a los números de tramites, el tiempo, el costo y la calidad del proceso para apertura de empresa, permisos de construcción, registro de propiedades y pago de impuestos. El índice Doing Business ubica a Ibagué de 26 entre 32, siendo el tramite de obtención de permisos de construcción el peor calificado en el puesto 32.

Y finalmente el aumento del impuesto predial y la destinación de estos para el gasto de funcionamiento del sector publico particularmente para el pago de nómina de nuevos cargos en la planta de personal de la Alcaldía es otra inquietud sobre el futuro de la economía local.

Ahora bien, los gremios han venido trabajando el tema, la mesa técnica de empleo liderada por la Cámara de Comercio presentó en agosto un documento de recomendaciones que orienta acciones para atender estos problemas al Gobierno municipal y del cual aun no se conoce respuesta.

Así las cosas, es sensato que el alcalde atienda el llamado de los empresarios y como lo ha solicitado Cesar Ramos, gerente de ROO&COO y líder visible de esta movilización ciudadana, debiera el Guillermo Alfonso Jaramillo reunirse con ellos y trazar una ruta de trabajo.

Comentarios